opinión

Elegimos lo que parimos

Una sociedad llena de picaros, de sicarios, de guerrilleros, de paramilitares, de delincuentes de cuello blanco,  en muchas ocasiones los peores y los más dañinos de nuestra sociedad, maleantes de toda índole, y lo peor una sociedad dirigida por politiqueros mañosos.

DEJAR MORIR Y DERECHO A MORIR

Opinión

CARICATURA DEL DÍA

ELEGIMOS LO QUE PARIMOS 

Escrito por: EVER VERU COLLAZOS

Es habitual y tristemente desconcertante, que cada vez que se avecinan elecciones constitucionales de algún tipo:    presidencia, senado y cámara esta vez; comúnmente aparezcan diseminados  como hormigas,   por toda la geografía del País, una cantidad asombrosa de candidatos,  de todos los perfiles, de todos los sabores y para todos los gustos,  y por supuesto, que eso no está mal. Dicen que en la variedad está el placer, a  fin de cuentas nos decimos ser una sociedad democrática y participativa. Lo malo está en que cada vez se presenten personajes de baja calaña, investigados, indiciados, procesados, señalados, e incluso judicializados y condenados por diferentes  delitos,  y para colmo  de todo, contra la misma administración pública, de la cual pretenden llegar a hacer parte o continuar en ella, en el peor de los casos, con el fin de disfrutar de sus apetitosas mieles que el poder otorga una vez lograr subir. Luego nos quejamos dizque porque elegimos a los más avivatos, a los más mentirosos, a los más embaucadores, a los que se asimilan más a culebreros de parque, que a verdaderos  dirigentes democráticos, a los más corruptos, a los más charlatanes, a una cantidad de  bufones, a personajes sin la menor preparación profesional, intelectual,  ética moral y familiar ; y como consecuencia y desenlace   final;   siempre acudimos en masa a votar por ellos, con los ojos vendados, cuan ganado al matadero a sabiendas del lamentable, lánguido  y desesperanzador panorama  que nos espera. Por si nos faltaba para completar la desdicha, los llamados candidatos tuiteros o influencer.

Revelan  algunos informes periodísticos que  actualmente hay  aproximadamente 127 precandidatas y precandidatos a senado y cámara de representantes, con duros cuestionamientos en distintos  departamentos de todo el país, pertenecientes a varios partidos políticos, investigados  por diferentes hechos contra la administración pública, privada y otros comportamientos non muy santos, bajos e inadecuados de conformidad con la ley y las mismas costumbres.  Desafortunadamente serán muchos de esos quienes dirigirán nuestro destino político y económico, en el próximo cuatrienio o peor aún en los próximos años, toda vez que ya  enquistados en sus curules,  se atornillan, se amarran y se pegan como garrapatas a su presa,  con el ánimo de no perder  cualquier cantidad de beneficios que la democracia les otorga, incluidos todos los torcidos que pretenden y se proponen conseguir,  y al final logran en gran porcentaje.  

“ Al que le caiga el guante, que se lo chante”

¿Pero porqué ?

Porque somos una sociedad (yo uno más, tampoco  soy un santo),  enquistada y encarnada en la avaricia, llena de todo tipo de vicios,  de bajos e inescrupulosos  comportamientos, acostumbrados a ser deshonestos, corruptos, a ser vividores, aprovechados de los más débiles siempre,  a vivir de lo más fácil, perezosos por naturaleza,   chuecos, embaucadores, torcidos; una sociedad llena de picaros, de sicarios, de guerrilleros, de paramilitares, de delincuentes de cuello blanco,  en muchas ocasiones los peores y los más dañinos de nuestra sociedad, maleantes de toda índole, y lo peor una sociedad dirigida por politiqueros mañosos, quienes   son hijos paridos directos,   de toda esta clase de comportamientos sociales,  éticos,  culturales, morales y familiares de nuestra sociedad. ¿Entonces qué podemos esperar o hacer?

Existen dos soluciones desde mi punto de vista, una a mediano, y  otra a largo plazo. ¿Cuál de ellas elegir?

La primera a corto plazo, y  ya lo expresamos en comentarios anteriores de diferentes maneras, votemos por personas transparentes, diáfanas, verticales, honestas, legales, estudiosos, preparados intelectualmente, y que en su cabeza tengan la capacidad de discernir la realidad del municipio, la región y el País,  aunque muy contadas opciones,  pero las hay todavía y en todos los sectores políticos.

 La segunda opción que propongo, el camino más  tortuoso, difícil  y complicado de transitar; empezar desde ya, una verdadera revolución cultural,  ética, moral, familiar y  política;  con el único fin de reconstruir el tejido social en conjunto,  y para ello deben ocurrir milagros,   de hecho un proceso así, para lograr su trasformación  debe transcurrir por varias generaciones. El problema no es nada fácil enfrentarlo y ojala un día la sociedad se atreviera en conjunto a enfrentar el reto.

La solución empieza en casa,  en el hogar, en  donde se formar las personas de bien o por el contrario a los delincuentes de esta sociedad. Se esfumaron las sanas costumbres, los buenos modales, la formación moral, ética y  familiar. Ahora se pare a los hijos y se los lanza sin la menor formación a la  “suciedad, ya ni siquiera sociedad”, bajo su libre albedrío, excusándonos en las libertades democráticas  del individuo.

¡Muy lamentablemente,  es la sociedad que tenemos y hemos construido por nuestra propia culpa, para desdicha de todos! ¿Entonces de que o a quien nos quejamos?

Elegimos lo que parimos.

VIDEO DE LA SEMANA

LAS BRUJAS PIDEN SAL

A %d blogueros les gusta esto: