opinión

Cuando la gente se harta y se cansa de sus gobernantes

En algún instante,  en algún momento la gente reacciona. Y reacciona porque se cansó de muchas situaciones y cosas irregulares, de la inoperancia de sus gobernantes, de los actos de corrupción, de las políticas de gobierno erradas y mal implementadas.

GUERRILLA ANUNCIA PRESENCIA EN PITALITO

Opinión

CARICATURA DEL DÍA

CUANDO LA GENTE SE HARTA Y SE CANSA DE SUS GOBERNANTES

Escrito por: EVER VERU COLLAZOS

La gente se cansa de que la manipulen,  de que la engatusen,  que la utilicen,  que la manoseen, de  que le mientan a toda hora y únicamente la adulen con promesas falsas  e inexistentes, de  que le pinten pajaritos en el aire, de que le presenten una realidad distinta a la real.  De que le maquillen las cifras. De que se utilice de forma malévola  a la justicia y a muchos medios de comunicación,  para alcanzar los propósitos políticos o económicos que interesan a alguien o a algunos en un momento determinado. El pueblo está harto de que siempre le quieran meter gato por liebre.

En algún instante,  en algún momento la gente reacciona. Y reacciona porque se cansó de muchas situaciones y cosas irregulares, de la inoperancia de sus gobernantes, de los actos de corrupción, de las políticas de gobierno erradas y mal implementadas etc……    Y  reacciona por el descontento generalizado que se ha ido acumulando a lo largo de varios o del último periodo  de gobierno;  porque se cansó de una familia que concibió el manejo del Estado o del ente territorial como su patrimonio personal y lo convirtió en su única  y maquiavélica voluntad.   Se percibe “que la gente está harta y cansada  de sus gobernantes”, de las decisiones que se adoptan,  y de escuchar hoy una cosa y “al día siguiente lo contrario”.

En un país en el cual se agrede, se persigue, se tortura  y se asesina todos los días a quienes  piensan distinto, la gente se cansa y termina reaccionando como resultado  de su impotencia, de la inequidad, del descaro, de la ineficacia, de la desidia  y la corrupción  de sus gobernantes de turno. En un país en el que se cambian las cifras para luego maquillarlas, la gente se harta y se termina cansando en algún momento.  Colombia  y nuestros mismos entes territoriales llegaron al extremo de que las cifras oficiales evidentemente adulteradas,  sean constantemente manipuladas y acomodadas como por arte de magia, al antojo e interés de sus gobernantes de turno.  

Aunque mayorías desinformadas y analfabetas, se traguen la información oficial repetida una y mil veces, la realidad es otra totalmente distinta a la presentada por los medios oficiales y puesta al servicio del interés mezquino y sin pudor de sus gobernantes, al final el pueblo termina cansándose de que le mientan seguidamente, y  por supuesto que reacciona en algún momento.  Como resultado pierde la confianza depositada en la palabra del gobernante de turno que pretende engañarlo, mentirle  y manipularlo a cada instante. Cuando existe un manejo paralelo de nóminas en muchos casos;  manejos distintos de las políticas  económicas presentadas en sus planes de gobierno, si existen  cambios, es porque algo anormal está pasando internamente con  las políticas de gobierno implementadas. Cuando sabemos que los recursos llegan, pero se nota que no se manejan cristalinamente, que no se invierten ni se distribuyen equitativamente, presupuestos endosados e hipotecados en minúsculos y selectos grupos de contratistas que al final terminan absorbidos, comprometidos y desapareciendo en los bolsillos de unos cuantos “vivos”.  Cuando los gobernantes incrementan su patrimonio desenfrenadamente, el de su núcleo familiar o político – actos de corrupción – provocan la reacción del pueblo, que en algún momento  explota así sea tardíamente.

La gente acaba sospechando cuando los medios de comunicación nacionales o locales,  que están al servicio del gobernante de turno,  presentan  exclusivamente la visión gubernamental, convirtiéndose en medios de propaganda más que de información, y en algún momento  reacciona, porque los que manipulan así como los gobernantes,  acaban perdiendo credibilidad, más si esa manipulación va de la mano de persecución a la prensa libre e independiente,  tal como sucede constantemente casi que a diario desde nuestros mismos entes territoriales. Casos vemos a diario, para no citar ejemplos claros y con nombres propios.

En un país en que “suicidan” cobardemente y sin el menor de los escrúpulos, al que tuvo el carácter, la templanza  y la fortaleza de denunciar actos de corrupción de sus gobernantes, a aquellos  que anuncian  la presentación de pruebas de encubrimiento a estos, en donde la gente percibe que los jueces son presionados, coaccionados, amedrentados  y comprados sin pudor en muchos casos;  que los fiscales se aterrorizan o se voltean y se venden al mejor postor, que las autoridades tanto civiles como militares, son comprados unos y otros, que la justicia no impera ni actúa libre, vertical  y eficazmente;  en algún momento  la gente se harta, se cansa  y reacciona. Y termina votando  en contra de todo eso que se ha ido acumulando bien sea por años o al comienzo de un  periodo de gobierno.

Desdichadamente, en un País como el nuestro, quien se atreve a denunciar, a pensar distinto,   lo terminan matando o en el mejor de los casos, debe terminar huyendo y al final  exiliado en las peores circunstancias en cualquier rincón del mundo que penosa y pesarosamente se atreva a recibirlo,  por culpa  de un gobierno indolente y de quienes se sintieron presionados e incómodos  por las denuncias de corrupción generalmente presentadas en casi todas las administraciones bien sea del orden nacional, territorial o local.  Es imposible, es inaudito,  que no haya reacción de la gente ante el desenlace de  tantos casos y actos de corrupción,  de perfidia, de desgobierno, de ineficacia, de inoperancia,  y de persecución política tan evidente que a diario se presentan en nuestra amada Colombia.

Al final la gente termina harta y cansada de sus gobernantes.

¿SERA VERDAD, QUE CADA PUEBLO TIENE EL GOBERNANTE QUE SE MERECE?

VIDEO DE LA SEMANA

HITLER MURIÓ EN TIMANÁ

A %d blogueros les gusta esto: