INFORME ESPECIAL

El choque de trenes en el proceso de Henry Liscano Parra

El proceso del ingeniero Henry Liscano pasó ahora a convertirse en una novela llena de intrigas políticas, decisiones jurídicas que siembran incertidumbre por saber el desenlace de las mismas.

ACABAR CON EL CONGRESO

Nunca antes en la historia jurídica, de control fiscal y disciplinario, se había presentado en el departamento del Huila, un caso en el que varios órganos de distintos poderes se vieran involucrados para tomar medidas y decidir sobre un proceso.

Lo que más llama la atención es que cuatro órganos del orden departamental tengan que decidir en un proceso iniciado contra un funcionario público en un caso de provincia y no de servidores públicos de alto rango como por ejemplo un gobernador, un secretario de despacho de la gobernación, un diputado o un alcalde. Es un proceso que involucra a un gerente de un instituto descentralizado del orden municipal como es el ingeniero Henry Liscano Parra, gerente de la Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios de Pitalito, Empitalito.

Otros escándalos del pasado en EMPITALITO no tumbaron gerentes

Lo curioso es que en otros procesos ocurridos contra funcionarios de Empitalito, no ocurrió algo parecido.

El robo al matadero de Pitalito

Entre 1997 y 1998, funcionarios de la Planta de Sacrificio de Pitalito, todos pertenecientes al oficialismo liberal, se vieron involucrados en un peculado a los dineros recaudados por concepto de degüello, impuestos parafiscales a Fedegan y Asoporcicultura. Por ese caso solo pagaron cárcel 4 administradores del matadero y un abogado, pero el gerente de la época, el ingeniero Reynaldo Urueña Cadena, nada le pasó.

El robo a los recaudos por acueducto

Otro caso de ingrata recordación ocurrió durante la gerencia de la señora Alexandra Toro Charry entre los años 2004 a 2007, cuando perteneció al grupo de integración conservadora. Al menos tres funcionarios de bajo rango pagaron cárcel por el desfalco continuo a los dineros recaudados por concepto de acueducto, alcantarillado y aseo, y otra evadió la acción de la justicia, huyendo del país. En ese proceso se perdió una incalculable suma de dinero porque habían creado una firma recaudadora, que fue autorizada por la gerencia de la época para que los usuarios pagaran allí las facturas, pero esos dineros nunca fueron reportados a Empitalito, constituyéndose en un peculado por apropiación y hasta concierto para delinquir.

Los funcionarios de bajo rango pagaron cárcel y fueron desvinculados del sus cargos, pero a la señora gerente nada le pasó.

El caso de Liscano parece un duelo personal con el contralor Amauri      

El contralor del Huila, Amauri Flórez Reino, parece ensañado con el ingeniero Henry Liscano Parra, pues no descansa en su afán por escudriñar presuntos malos manejos en su paso por la gerencia de la Empresa de Servicios Públicos de Pitalito, Empitalito.  

Desde el año 2020, cuando recibió o comenzó de oficio una investigación fiscal contra este ente descentralizado del municipio de Pitalito, parece que todos sus esfuerzos y recursos que dispone su despacho, los enfiló contra Empitalito, en busca de posibles detrimentos patrimoniales, malversación de recursos públicos y hasta los más mínimos detalles.

Amaury Flórez Reino, Contralor departamental del Huila

No se conoce de otras averiguaciones

Lo curioso de este contralor, es que habiendo tantos otros entes públicos para investigar en el departamento del Huila, donde hay escándalos peores y con denuncias por parte de la ciudadanía, él no parece interesado siquiera en abrir pliego de investigación o hacer auditorías para observar si esas denuncias son ciertas o simplemente obedecen a consejas políticas, como parece ser el caso de Empitalito. 

No conocemos de auditoría en las Empresas Públicas de Garzón, Empugar, por dar un ejemplo, donde por medios de comunicación se han denunciado una serie de presuntas irregularidades.

En la misma semana de abril cuando emitió la Resolución No. 139 que suspendió al gerente de Empitalito por 6 meses, abrió investigación a las Empresas Públicas de San Agustín, al Hospital Departamental San Antonio de Pitalito y a la ESE Manuel Castro Tovar, solo para citar tres ejemplos. Sin embargo, hasta la fecha nada ha dicho en qué avanzan esas auditorías.

¿Quieres ganarte una bicicleta todoterreno y otros electrodomésticos? Escuche el siguiente audio y sabrás cómo hacerlo:

¿Por qué Henry Liscano es su principal objetivo?

En una providencia nunca antes tomada por ningún sucesor suyo en del departamento del Huila, fue muy rápido en emitir una suspensión del cargo de gerente de Empitalito, por 6 meses al ingeniero Henry Liscano Parra.

En círculos políticos y corrillos de cafés se habla del tema y discuten del por qué ese afán de poner contra la pared al mejor ejecutivo que ha tenido la administración municipal de Pitalito que lidera el alcalde Edgar Muñoz Torres, en su primer año de gobierno, como es el gerente de Empitalito.

Lo que seguramente no esperaba el doctor Amauri Flórez, es que el suspendido gerente, no solo no renunció a su cargo como quizá esperaba él y toda la jauría de políticos de Pitalito que han venido desprestigiando al gerente para tratar de sacarlo del cargo, sino que inició una férrea defensa. Primero con una acción de tutela que falló en su contra y después con una demanda de recusación, que Flórez Reino no aceptó

Lo sorprendió el fallo de la Procuraduría  

Seguramente tomó por sorpresa al contralor investigador la providencia emitida el 8 de julio por parte de la Procuraduría Regional del Huila, aceptando la recusación demandada por Liscano Parra y ordenando a la asamblea departamental nombrar un contralor Ad hoc para que tome la investigación contra el suspendido gerente, dejando vacías las manos del contralor Amauri Flórez.

Tutela del contralor

El contralor Amauri Flórez, también recurrió al mecanismo constitucional de la acción de Tutela para tratar de atajar la providencia de la Procuraduría y evitar que la Asamblea Departamental nombre un contralor Ad hoc.

El pasado 23 de julio instauró esta demanda en el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Neiva, que admitió la misma.  

Choque de trenes

No hay precedentes en el departamento del Huila de ese choque de trenes presentado entre los dos entes del orden disciplinario y fiscal como son la Contraloría departamental del Huila, la Procuraduría Regional del Huila, que involucró a otro órgano cuya labor es coadministrativa y de hacer el control político como es la Asamblea Departamental del Huila, corporación que deberá nominar el investigador, única y exclusivamente para el proceso fiscal de Henry Liscano Parra. Y como si fuera poco, ahora con la acción de Tutela del contralor, ingresa al juego otro órgano como el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Neiva.

Ahora son cuatro órganos estatales jugando con un solo balón: el gerente suspendido de Empitalito, Henry Liscano Parra. Algo inédito en el Huila.

Una novela como para no perderse un solo capítulo

El proceso del ingeniero Henry Liscano pasó ahora a convertirse en una novela llena de intrigas políticas, decisiones jurídicas que siembran incertidumbre por saber el desenlace de las mismas. El primer capítulo fue aplaudido por quienes odian al soberbio ejecutivo. En el segundo capítulo se sorprendieron y escupieron al piso. El tercer y cuarto capítulo está en suspenso porque no sabemos cuál será el desenlace, pues la pelota está ahora en manos del Tribunal Superior que debe fallar en los próximos días.

Lo cierto es que el contralor Amauri Fórez Reino se marcha el 30 de diciembre de la Contraloría y seguramente en el transcurso de estos 5 meses tendremos más capítulos interesantes de este proceso que creó un choque de trenes en el departamento del Huila.  

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

LA MULA DEL DIABLO

A %d blogueros les gusta esto: