opinión

¿Por quién votar?

Esos politiqueros, vividores, sin escrúpulos, diseminados por todo el territorio, siempre a la espera de atrapar incautos, que cada vez que hay elecciones,  se avispan de primeros a engañarnos con todo tipo de mañas y falsas promesas.

CRECEN LOS HOMICIDIOS EN PITALITO

Opinión

¿Por quién votar?ç

Escrito por: EVER VERU COLLAZOS

A raíz de mi anterior comentario, Pueblo Ignorante, Arrodillado y Sumiso, aparte una y otra vez,  muchos ciudadanos nos preguntamos a diario por quien votar,  cada vez que se avecinan nuevos comicios y de nuevo elegiremos representantes  de las comunidades,  en cada una de las corporaciones públicas estatales.  El pueblo ya está decepcionado, sin embargo sigue en masa cayendo en la trampa.

Ahí viene la pregunta, de nuevo existe la incertidumbre, las comunidades a la deriva y los casaingenuos  (yo uno más de los que caemos constantemente),  listos para atrapar entre sus sucias redes con todo tipo de artimañas y argumentos baratos, de manera cínica y descarada  a cualquier cantidad de ciudadanos inermes,  desprovistos de sus necesidades básicas,  necesitados de verdaderas oportunidades, desamparados por las políticas del Estado, especialmente las clases más bajas,  quienes padecemos a diestra y siniestra todos los embates de las políticas herradas, corruptas  y neoliberales implementadas por toda la geografía universal  y por si fuera poco,  los más vulnerables,  ante los desastres de la misma naturaleza.

Comunidades impotentes, ignorantes por la misma precariedad en  educación, de formación política, cultural, moral  y familiar;  quienes hacemos parte del gran conglomerado de la población mundial;  los que a la postre somos los que acudimos ciegamente como ovejas a depositar nuestro voto en cada elección popular, con nuestras esperanzas puestas de manera ingenua en aquellos que una y otra vez vinieron  como  culebreros de parque a mentirnos, a prometernos, a comprometeros y a embaucarnos con sus falsas promesas.

Esos politiqueros, vividores, sin escrúpulos, diseminados por todo el territorio, siempre a la espera de atrapar incautos, que cada vez que hay elecciones,  se avispan de primeros a engañarnos con todo tipo de mañas y falsas promesas,  con el único propósito de perseguir y conseguir el logro de sus intereses personales y grupales, para un selecto colectivo,  bien engranado de aduladores, incluidos inversionistas,  jefes y caciques políticos, y por supuesto aspirantes a ocupar curules en cada  una de las corporaciones públicas de elección popular.

Mal haría quien escribe este real y modesto comentario,  en recomendar y poner como referentes a personajes de alguna clase política, bien sea de centro, de izquierda, de la derecha, u otra afinidad, porque se presentaría para comentarios   desagradables en mi contra,  al acusarmen  de ser parcializado y de estar inclinado por algún tipo de afecto o interés económico o político; los extremos minan y  acaban con lo construido.

Como no quiero extenderme, mi postura sobre el tema en mención es muy sencilla y lógica.  No depositemos  nuestra confianza, en  aquellos que vienen a prometernos puentes donde no hay ríos, en  aquellos  que vienen a prometernos lo que sabemos que no podrán cumplir y será inalcanzable por mas necesidades que sean sentidas,  no lo hagamos por personajes, (  sin menospreciar ni demeritar a nadie), que no tengan la más minima formación educativa, moral, profesional, cultura y política, ( porque aun con los mejores propósitos  en muchos casos, no saben a qué van, porque desconocen hasta los más elementales principios constitucionales;  terminando por  prestársen  acomodarse, y dejarse  comprar, por los más  mañosos, tramposos y experimentados, únicamente para el beneficio de unos pocos), no elijamos a esos que vienen a brindarnos dinero por nuestro voto, a ofrecernos un tamal,  un plato de lechona,  el día de la elección,  esos que nos pagan cincuenta mil pesos ese mismo día  dizque para que sirvamos de  “ pregoneros”;  no sigamos a esos que compran y comprometen lideres  ”sociales” con todo clase de prebendas,  no votemos por esa clase de tipos que comprometen nuestro sufragio a cambio de un empleo, menos de una ayuda e inversión social ( precisamente para ello es que los elegimos, es su obligación constitucional y legal); votemos por personas transparentes, diáfanas, verticales, honestas, legales, estudiosos, y que en su cabeza tengan la capacidad de discernir la realidad del municipio, la región y el País,  aunque muy contadas,  pero las hay todavía y en todos los sectores políticos.

¡No vendamos nuestra conciencia y  nuestro futuro por un plato de lentejas o a cambio de unas cuantas monedas!

Por favor tomemos conciencia de una vez por todas.  Es por mí, es por ti, es por todos, es por el municipio, por el departamento y por la Nación. La construcción verdadera nos compete y la hacemos todos.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

ADOLFO HITLER MURIÓ EN TIMANÁ

A %d blogueros les gusta esto: