Derechos Humanos

VIDEOS: Policías habrían sido secuestrados y torturados en la vía Cali-Palmira

En el segundo video, se aprecia a otros dos policías a quienes sus captores los tienen amarrados y los torturan físicamente, reclamando porqué los están matando a ellos, es decir a los manifestantes.

LA VERDAD QUE OTROS MEDIOS NO PRESENTAN

Vestían de civil cuando en la autopista Cali-Palmira fueron interceptados varios policías, por uno o varios de los 9 bloqueos que existe en esa vía desde el pasado 28 de abril y que no obstante la Policía Antimotines y del ESMAD despejan casi a diario, pero nuevamente la taponan grupos de manifestantes.

En este primer video se aprecia cuando uno de los policías es conducido por varios hombres que cubren sus rostros con capuchas, gorras y cascos, recibiendo malos tratos verbales de parte de sus captores.

En este segundo video, se aprecia a otros dos policías a quienes sus captores los tienen amarrados y los torturan físicamente, reclamando porqué los están matando a ellos, es decir a los manifestantes.

Esta es por supuesto una clara violación a los derechos humanos, teniendo en cuenta que los agentes del orden andaban de civil y al parecer no portan armas de fuego, aunque en el primer video quienes conducen a uno de los policías dicen haber encontrado una granada que al parecer portaba el policial.

Por su parte, el Director General de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas Valencia, dice que fueron ocho policías de civil quienes resultaron secuestrados en esta vía y sometidos a vejámenes por parte de estas personas.

Agrega el oficial que los agentes se movilizaban en una camioneta, la cual también fue destruida por estos hombres que se ensañaron con los policías al reconocer que pertenecían a la institución.

Pidió el general que se investiguen estos hechos y los presuntos culpables de esta aberrante actuación deben ser capturados y judicializados para que paguen por varios presuntos delitos que habrían cometido durante estos hechos.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

LA MULA DEL DIABLO