INFORME ESPECIAL

Por 6 meses Henry Liscano estará ausente de la gerencia de EMPITALITO

Según la providencia de la Contraloría del Huila, queda claro que el ingeniero Henry Liscano Parra, no se está apropiando de los recursos de EMPITALITO para su causa personal, es decir, no está robando, sino que estaría utilizando recursos de la empresa para destinos diferentes a los estipulados en la razón social de esta empresa.

VOLVERÁN A FUMIGAR

Por orden de la Contraloría Departamental del Huila, el ingeniero civil Henry Liscano Parra será apartado del cargo de gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Pitalito, EMPITALITO.

La medida cautelar emitida la tarde del viernes 16 de abril, ordena al alcalde municipal, Edgar Muñoz Torres, mediante la resolución No. 139 de 2021, la suspensión de forma provisional, por un término de 6 meses mientras se continúan algunas investigaciones que se vienen realizando por parte de este ente de control fiscal.

Denuncia de un copartidario de Liscano

Curiosamente las denuncias instauradas en diferentes entes de control y disciplinario contra el gerente de EMPITALITO, provienen del abogado y periodista Melquicedec Torres, copartidario del ingeniero Henry Lisacano, pues políticamente ambos están ligados a la casa Andrade Serrano. Y aunque en dichas denuncia se han sumado otras personas de distintas corrientes políticas, la iniciativa fue promovida por Melquicedec Torres, quien desde el comienzo de la administración del alcalde Edgar Muñoz Torres, ha venido denunciando presuntas irregularidades y en este caso concreto contra el gerente de EMPITALITO, por un presunto detrimento patrimonial contra esta empresa.

¿En qué consiste el presunto detrimento patrimonial?

La lupa de la Contraloría Departamental se centra en investigar, si existe un presunto detrimento patrimonial al suscribir el gerente de EMPITALITO, varios contratos que estarían desviando dineros de la empresa, que no corresponderían a la razón social de la empresa.

El contrato más investigado y analizado por ese ente de control fiscal, es el del programa Pitalito Limpio y Bonito, donde se ha invertido una considerable suma de recursos propios de EMPITALITO, pero que según el criterio de algunos juristas y de exgerentes que han pasado por esa empresa, no correspondería a la razón social de la empresa.

La idea fue del alcalde Edgar Muñoz Torres

Ahora, el programa Pitalito Limpio y Bonito, no fue solo una acción hecha al antojo del ingeniero Henry Liscano Parra, sino que obedeció a un plan de trabajo, que desde antes de asumir el cargo de gerente de EMPITALITO, ideó el alcalde de Pitalito, Edgar Muñoz Torres, y lo encargó a esta empresa por ser esta la que presta el servicio de aseo y ornato en la ciudad. El alcalde como presidente de EMPITALITO, da instrucciones a su subalterno para que cumpla algunos programas que se trazan desde la administración municipal.

El gerente de EMPITALITO, no tomó esta iniciativa del burgomaestre laboyano a la topa tolondra como se dice de forma coloquial, sino que fue asesorado por sus abogados para conocer si era o no viable esta ambiciosa iniciativa y seguramente los juristas encontraron ajustada a la norma la puesta en marcha de este programa.

Sin embargo, para la Contraloría Departamental esos recursos destinados para este programa, no estarían dentro de la razón social de EMPITALITO y constituirían un detrimento patrimonial que se le estaría causando a la empresa.

Henry Liscano no está robando los recursos de EMPITALITO

Si algo ha dejado muy claro en esta providencia emitida la tarde del viernes 16 de abril, por parte de la Contraloría Departamental, es que de ninguna manera se insinúa que el ingeniero Henry Liscano Parra estaría cometiendo un peculado, ni por acción o por omisión, sino que se estaría generando es un detrimento patrimonial a la empresa. Es algo así como que a una persona le entregan un millón de pesos para que compre una silla para sentarse y en lugar de comprar ese mueble adquiere con esos recursos una mesa. Es decir, que la destinación del recurso no se invirtió en lo que se ordenó.

Pero de acuerdo a juristas administrativos, consultados por https://svcnoticias.com/ las empresas de servicios públicos domiciliarios que tengan dentro de sus funciones la prestación del servicio de aseo, sean estas industriales y comerciales del estado, como el caso de EMPITALITO, y las privadas, tienen la obligación de invertir recursos en el mantenimiento y ornato de zonas verdes y otros lugares de la ciudad donde operan, por lo que no entienden estos juristas porqué para la Contraloría del Huila, este contrato constituya un detrimento, si estaría cumpliendo uno de esos fines.

Lo que sí queda claro es que el ingeniero Henry Liscano no se está apropiando de los recursos de EMPITALITO para su causa personal, es decir, no está robando, sino que estaría utilizando recursos de la empresa para destinos diferentes a los estipulados en la razón social de esta empresa. Pero esto es materia de investigación y el tiempo nos dirá si son ciertos los conceptos emitidos por el ente fiscalizador o se trataría de un show mediático de la Contraloría del Huila, para satisfacer a algunos sectores políticos que al perecer están detrás de la gerencia de EMPITALITO.

Decisión histórica de la Contraloría

No se conocen antecedentes de la medida cautelar tomada por la Contraloría del Huila, de suspender por 6 meses a un servidor público mientras se surte una investigación.

Para los juristas consultados por https://svcnoticias.com/ es una providencia sin precedentes y al parecer no se ajustaría a derecho. El criterio se desprende de leer el contenido de la Resolución 139, donde toman conceptos jurídicos de sentencias y fallos, pero que de todas formas y según el criterio de los jurisconsultos, sería arbitraria la medida, que tendrá que acatara el alcalde Edgar Muñoz Torres, pues contra ella no procede el recurso de apelación, dejando claro que podría constituirse en otra arbitrariedad de este ente de control fiscal.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

EL LLANTO DE LOS ESPÍRITUS ANUNCIANDO MÁS MUERTES