INFORME CONFIDENCIAL

Los asesinos de ‘Lalo’ se movilizaban en una camioneta

Fue una ráfaga de siete detonaciones que tronaron muy fuerte, según relatan algunos vecinos que se apresuraron a asomarse por sus ventanas y lograron con sus celulares capturar la imagen de video, un poco borrosa, del sicario que es recogido en una camioneta de platón.

¿SE DEBE LEGALIZAR EL PORTE DE ARMAS?

Informe Confidencial

En realidad el sicario que disparó contra la humanidad de Dairon Hernan Sánchez Aranda, alias “Lalo“, uno de los más buscados por las autoridades en el municipio de Pitalito, fue uno solo. Al parecer un hombre, vestido de negro y encapuchado, que asechaba en la Avenida 26 del barrio Rodrigo Lara Bonilla de la comuna Uno de Pitalito.

A la altura de un sector desolado de esa vía, prácticamente donde a un costado no hay viviendas, sino maleza, se encontraba el asesino que esperó hasta que este pasara por allí.

Alias “Lalo” estaba donde su madre la noche del sábado 27 de marzo, cuando se despidió de su familia y emprendió camino a pie con dirección al asentamiento subnormal El Bosquecito, lugar donde pernotaba cuando estaba en Pitalito.

Dairon Hernán Sánchez Aranda, alias “Lalo”. Foto cortesía de Laboyanos.com

Caminaba solo y desarmado, algo que nunca hizo durante sus años en el mundo de los bajos fondos, hecho que al parecer fue aprovechado por el sicario que lo aseguró cuando pasó por donde estaba esperándolo.

“Alguien lo sapió, le dijo al asesino que salía para su casa y solo”, manifestó una persona que conocía a este joven, al conversar con https://svcnoticias.com/.

“Él estaba recién llegado de Popayán, donde estaba desde hace algún tiempo”, relató a este medio una amiga de este joven.

Siete disparos

Fue una ráfaga de siete detonaciones que tronaron muy fuerte, según relatan algunos vecinos que se apresuraron a asomarse por sus ventanas y lograron con sus celulares capturar la imagen de video, un poco borrosa del sicario que es recogido en una camioneta de platón, de color blanco, que lentamente despareció en la oscuridad de la noche por la Avenida 26.

Los siete impactos perforaron el tórax y el cráneo de “Lalo“, quien de inmediato cayó a un lado de la vía. Algunos de sus amigos de andanzas en los bajos fondos y otros que no lo son, acudieron al sitio y vieron que estaba vivo. Detuvieron al primer taxi que pasó por el lugar y lo llevaron hasta las instalaciones del Hospital Departamental San Antonio de Pitalito, pero allí llegó sin signos vitales.

“Cuando lo ayudé a subir al taxi, vi los rotos en su chaqueta, varios tiros le pegaron en el pecho y ya se estaba tornando blanco”, le dijo a https://svcnoticias.com/ uno de los amigos que lo auxiliaron.

No sería una vendeta entre pandillas

Tanto los vecinos que tienen los videos del sicario y la camioneta blanca, como expertos en criminalística, consultados por https://svcnoticias.com/ coinciden en que el crimen de “Lalo”no habría sido ocasionado por otras bandas de los bajos fondos, sino que obedecería a otras circunstancias.

“El sicario que mató ese muchacho era un profesional, utilizó un arma automática, tipo pistola 9 milimetros y aunque lo cogió a boca de jarra, no herró ni un solo tiro. Además, dejó dos de reserva por si algo sucedía, porque el provedor de esas armas generalmente tiene 9 cartuchos”, dijo un experto en criminalística consultado por https://svcnoticias.com/

“La camioneta donde se movilizaba el sicario es conocida, sabemos su procedencia, por eso estos videos los vamos a entregar a la Fiscalía General de la Nación de y a la Defensoría del Pueblo, directamente a Bogotá y bajo la más absoluta confidencia pues tenemos miedo que a nosotros también nos maten”, dijeron los poseedores de esos elementos, que agregan no confiar en las investigaciones que realizan las autoridades locales.

Dicen que aunque conocían del prontuario delincuencial de Dairon Hernan Sánchez Aranda, alias “Lalo“, no están de acuerdo por la forma como lo ultimaron y agregan que hubieran preferido verlo encarcelado, y no muerto.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

LOS DUENDES HACEN MOÑOS CON LAS CRINES DE LOS CABALLOS