NOTICIAS CURIOSAS

Una vieja casa de tabla y palma sirve de estación de Policía en un pueblo de Colombia

Como si vivieran en la época colonial, así viven las unidades de Policía en un alejado y caluroso poblado del norte del país. Una vieja casa de tablas carcomidas por las polillas, pintadas con cal, húmedas y cubierta o techo de palmas secas, constituye la estación de Policía, en una zona peligrosa por la presencia de grupos armados al margen de la ley.

URIBE Y SANTOS, RESPONSABLES DE LOS FALSOS POSITIVOS

Como si vivieran en la época colonial, así viven las unidades de Policía en un alejado y caluroso poblado del norte del país. Una vieja casa de tablas carcomidas por las polillas, pintadas con cal, húmedas y cubierta o techo de palmas secas, constituye la estación de Policía, en una zona peligrosa por la presencia de grupos armados al margen de la ley.

Familiares de los policías que están acantonados en el corregimiento Juan José del municipio Puerto Libertador, en el departamento de Córdoba, denunciaron que estos uniformados, que cuidan a la comunidad y se enfrentan al Clan del Golfo, deben guarecerse y pernoctar en una deteriorada casa de tablas y palma, corriendo el peligro de ser asesinados por los grupos al margen de la ley.

La casa, que funge como comando, carece de las mínimas condiciones de seguridad para refugiarse y contrarrestar un ataque.

Pero según los denunciantes lo más indignante fue la respuesta del comandante de la Policía de Córdoba, quien –supuestamente- habría expresado: “Que se salven como puedan.  Señores, ‘la cuchara no está para sartén”.

Ante esta respuesta, que sin duda no debería ser la de un comandante de un cuerpo de seguridad, familiares y vecinos se vieron obligados a mostrar a la opinión pública las imágenes de cómo la Policía de Córdoba mantiene a estos funcionarios.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

Las almas de los difuntos pernotan en las viviendas donde fallecieron

A %d blogueros les gusta esto: