NOTICIAS DEL SURCOLOMBIANO

El pueblo de Acevedo se manifestó contra el desalojo que pretende hacer el alcalde Gentíl Tapiero

La marcha pacífica tuvo como objetivo, además de parar el desalojo, demostrar que son más 1000 familias alojadas en estos predios y no como lo había manifestado el mandatario que solo eran 50, y que de esas ya se habían marchado la mayoría.

ESTE ES EL PICO Y CÉDULA PARA PITALITO

Sábado 13 de febrero: 1,3,5,7,9
Domingo 14 de febrero: 2,4,6,8,0

MENTIRAS SOBRE LAS VACUNAS

Fueron más de 1.000 personas pertenecientes al asentamiento 1 de enero en el municipio de Acevedo, los que marcharon el día de jueves 11 de febrero en horas de la mañana con el fin de solicitarle al alcalde de este municipio, Gentíl Tapiero, que pare el desalojo que estaría convocado para el día viernes 12 a partir de las 6 AM.

La marcha pacífica tuvo como objetivo, además de parar el desalojo, demostrar que son más 1000 familias alojadas en estos predios y no como lo había manifestado el mandatario que solo eran 50, y que de esas ya se habían marchado la mayoría.

De acuerdo a lo manifestado por la comunidad, el alcalde Gentil Tapiero, quien ha tenido que frenar el desalojo en cinco oportunidades por falta de organización, logística y  fuerza disponible, se ha dedicado a defender intereses de particulares, al pretender entregar las 36 hectáreas, de lo que fuera el Hogar Juvenil Campesino a un grupo de particulares, que lo reclaman como propio, reclamación que ha sido demandada penalmente debido a las múltiples irregularidades presentadas en los documentos aportados para este fin.

El asentamiento Humano 1º de enero, ubicado en la vereda san Antonio de este municipio, es un  conglomerado de personas en su mayoría  en situación de desplazamiento, pero donde también   se identifican afrodescendientes, indígenas, personas en situación de discapacidad y como es común en nuestra sociedad madres cabeza de hogar.  Todos presentan un rasgo en  común,  han llegado hasta allí, víctimas de la situación de pobreza y huyendo de la violencia  que los ha dejado sin tierras, sin padres, sin esposos,  y sin sueños.

En área suburbana del municipio, cruzando el río Suaza que lo baña en un costado, pues solo los separa del casco urbano un puente, más de mil familias, desde hace cerca de dos años optaron  por ocupar los predios de lo que un día fuera el Hogar Juvenil Campesino de Acevedo,  cuya obra fue el fruto de un sacerdote que ya falleció. Pero desde 1996, esta obra  educativa consolidada por personas prestantes de la  época en el municipio y con los aportes de todos los habitantes que quisieron o sintieron el deseo de hacer  realidad la posibilidad de que los jóvenes acevedunos tuvieran un lugar donde capacitarse en labores tecnificadas del campo, se detuvo.  Las  hermanas de la caridad,  encargadas de las labores académicas fueron retiradas de la institución quedando sin maestros para continuar la labor.

Pasaron más de dos décadas de abandono, hasta que en el pueblo se comenzó a hacer circular el rumor  que un grupo de personas habitantes de Acevedo, se habían declarado dueños de esos terrenos. Terrenos que fueron adquiridos con recursos de todos y que según los estatutos registrados ante la secretaría  de gobierno departamental, en el año 1973, de llegar a entrar en liquidación, los terrenos pasarían a ser para el uso y disfrute de los campesinos necesitados del municipio, si no se disponía de otro uso por parte del liquidador, cosa que a la fecha no ha sucedido, pero que en cambio sí, han realizado los centenares de personas en situación de vulnerabilidad que hoy ocupan los predios.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

ADOLFO HITLER MURIÓ EN TIMANÁ

Fuente de la información y fotos: DIARIO DEL HUILA.