INFORME ESPECIAL

VIDEO: Hernán Giraldo tuvo 60 hijos con las niñas que violó. Le gustaban vírgenes, ‘caderonas’ y ‘voluptuosas’

La mitad de ellos, según dijo, han sido judicializados por vínculos con el paramilitarismo: “Quería perpetuar su linaje”.

El legado del Maestro Adriano Trujillo Ramírez

A Hernán Giraldo en Colombia le espera una condena de no más de ocho años por delitos de concierto para delinquir, acceso carnal abusivo, aborto sin consentimiento, terrorismo, desaparición forzada, secuestro y tortura. La razón por la que la condena no supera los ocho años es por que el exparamilitar hizo parte del proceso de Justicia y Paz del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez y se benefició con la reducción de penas.

Sin embargo, para que Giraldo siga beneficiado por el proceso de desmovilización de ese entonces, debe cumplir con todas las exigencias de Justicia y Paz, en caso de no hacerlo podría enfrentar una condena de 20 años por sus delitos.

Ver video sobre sus gustos sexuales:

Video cortesía de Caracol Televisión

A sus 72 años, quien es conocido como el mayor depredador sexual del paramilitarismo ha tratado de justificar sus crímenes ante la Fiscalía señalando que de lo que se le acusa “no son violaciones forzadas; en el campo es normal que mujeres con 13 y 14 años tengan relaciones a esa edad”. Lo dijo aun cuando hay denuncias en su contra por violación a 38 menores, pero las autoridades hablan de más de 200 víctimas de sus perversiones.

Más de 60 hijos

La investigadora Norma Vera, profesora de la Universidad del Magdalena y defensora de derechos humanos, dijo que el exparamilitar Hernán Giraldo, que regresó al país tras pagar condena en Estados Unidos por narcotráfico, tuvo al menos 60 hijos con las menores de 14 años que violó durante su actuar en la zona de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Tuvo más de 60 hijos. Han sido judicializados más de 35 en los últimos 10 años, pero hay muchísimos que no reconoció. Es posible que tenga más de 100 hijos pues fueron 201 violaciones”, puntualizó.

Añadió que Giraldo usaba a las mujeres como botín de guerra, pero tenía una particularidad: las usaba para criar hijos con el objeto de perpetuar su linaje de guerra.

“No solamente es una violación oportunista, Giraldo cortejaba a las menores de 14 años, presionaba a los padres de los menores para que las entregara.

Los delitos de los que Hernán Giraldo sigue guardando secretos

l regreso de ‘Taladro’ a Colombia ha reabierto viejas heridas de las víctimas, quienes siguen reclamando que el delincuente diga la verdad sobre muchos de sus delitos. Sin embargo, las veces que Giraldo ha declarado sobre las violaciones las ha negado y muchos otros de sus crímenes siguen sin ser contados. Según retrató Ariel Ávila en El Espectador, a pesar de los doce años de condena del exjefe paramilitar en los Estados Unidos, su poder en la Sierra Nevada sigue siendo tan grande que ya tiene celda y listado de personas que lo visitarán en Barranquilla.

Sobre sus inicios, Giraldo Serna no ha revelado todo. Se sabe que el hombre empezó como un jornalero en las fincas del Magdalena, hasta que se involucró en el negocio del narcotráfico. Con la llegada de la guerrilla a la zona, formó un ejército privado pidiendo a cada familia ‘donar’ un hijo para la lucha contrainsurgente, luego de un atentado que sufrió y en el que murieron tres familiares, entre ellos un hijo.

El inicio del mandato del paramilitar coincidió con la época de ‘bonanza marimbera’ en el Magdalena. El diario colombiano retrató que con Los Chamizos, primer grupo armado conformado por el delincuente, Giraldo acabó con, por lo menos, otros seis grupos armados que delinquían en la zona. ‘El Señor de la Sierra’ tampoco ha revelado información sobre el asesinato y desaparición de cientos de campesinos del Magdalena para proteger el cargamento de los grandes marimberos de la costa caribe.

Los habitantes y víctimas que vivieron durante los años de terror que comandó el paramilitar recuerdan los hechos de dolor que les causó el conocido ‘Sábado Negro’, pero todavía tienen muchos interrogantes sobre lo que realmente pasó ese día de luto en la Sierra Nevada de Santa Marta. Según Ávila, Giraldo fue detenido por unos días en una cárcel de Bogotá, esto cuando terminó la ‘bonanza marimbera’ que se vivía en la zona del Magdalena.

in embargo, la conexión de Giraldo con los jefes marimberos que, después de que se acabara el negocio, se convirtieron en familias políticas de la costa, y de las más influyentes, logró que el paramilitar solo pagara unos días en Bogotá y, a su salida, lo esperara una avioneta privada para que regresara a su zona de mando. Tras llegar a Santa Marta, Giraldo se habría dirigido a la Troncal Caribe junto a dos de sus hermanos y habrían asesinado, como retribución a sus patrocinadores, a más de 20 cuatreros que estaban en las veredas de la zona.

Por otro lado, falta conocer la relación de Hernán Giraldo Serna con el señor Ulilo Acevedo Silva, dueño de un periódico de Santa Marta, quien contaba con el apoyo del paramilitar según algunos líderes entrevistados por el periodista, y que ha sido negada por el mismo delincuente.

Ariel Ávila destacó otras tres verdades que, según la Fundación Paz y Reconciliación, faltan por conocerse a través de ‘Taladro’. La primera de ellas hace referencia a la negociación de la franquicia de la Troncal Caribe, por la que Giraldo, sus hijos y sobrinos, así como Jorge 40, habrían conseguido cinco millones de dólares del cartel del Norte del Valle, después de que Giraldo se desmovilizara y entrara en la ley de Justicia y Paz.

Así mismo, Giraldo no ha declarado quiénes son las familias que, actualmente, son dueñas de las fincas bananeras de la Troncal Caribe. Ávila preguntó en su artículo si estas familias, que fungen como “colombianos de bien” y son reconocidos empresarios, habrían pagado a Giraldo por tomar posesión de esos terrenos.

Finalmente, el paramilitar no ha hablado sobre su relación con Trino Luna Correa, exgobernador del Magdalena y quien estuvo condenado por sus nexos con los paramilitares, a quien el ‘Señor de la Sierra’ le habría regalado, sin motivo aparente, una hacienda ubicada en la vereda de San Salvador, corregimiento de Palomino, la Guajira.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

 Los duendes hacen nudo a las crines de los caballos

Fuentes de la información: INFOBAE, BLU RADIO de Colombia y CARACOL TELEVISIÓN.
A %d blogueros les gusta esto: