opinión

Timaná, un despertar ante la pesadilla

Cabe anotar que el dignísimo Tribunal, ha llamado la atención acerca de la falta de participación ciudadana. Incluso, la Procuraduría Provincial de Garzón tuvo que intervenir en el trámite del Proyecto de empréstito ante el Concejo para exigirle, a través de una medida cautelar que respetara la participación de la ciudadanía.

¿Qué hacer ante la alarmante inseguridad en Pitalito?

Opinión

Escrito por: MANUEL SALVADOR MOLINA HURTADO*

Gigantesco impacto ha causado en el departamento del Huila, particularmente en los núcleos políticos, gubernamentales y, por supuesto, en la opinión pública que el Honorable Tribunal Contencioso Administrativo del Huila hubiese invalidado el Acuerdo Municipal mediante el cual el Concejo de Timaná le autorizara al Alcalde Marco Adrián Artunduaga Gómez realizar empréstitos por valor de hasta 3.980 millones de pesos, fundamentándose, esencialmente, en haber encontrado serias inconsistencias en la información financiera del Municipio.

Ello, por cuanto Acuerdos tan trascendentales para un Municipio tales como el Plan de Desarrollo y el de los empréstitos, se han caído por problemas jurídicos en su tramitación en el Concejo y su sanción por Artunduaga Gómez. Y, claro, más grave aún, si se tiene en cuenta que los concejales, desde luego, los que no hacen parte de su coalición mayoritaria, la denominada “aplanadora” no le aprobaron en la Comisión de estudio, esto es, en su primera deliberación, el Proyecto de Acuerdo denominado “Los Caminantes”, mediante el cual pretendió gastarse quinientos millones de pesos en un esquema de contratación de personal que, atendiendo a sus críticos, busca generar una inmensa burocracia para afilar los próximos procesos electorales que se avecinan y, si se tiene en cuenta, también, que en las misma convocatoria a sesiones el Alcalde hubo de retirar del Concejo un Proyecto, que según él mismo ha pregonado es de la mayor importancia para su Administración: LA CONCESIÓN DEL ALUMBRADO PÚBLICO, el cual goza de significativo rechazo y desconfianza en las comunidades, pues para nadie es un secreto que estos negocios, hoy día, representan para las Administraciones Municipales deshonestas y concejales corruptos un pasaporte a la riqueza.

Pero, cabe anotar que el dignísimo Tribunal, ha llamado la atención acerca de la falta de participación ciudadana. Incluso, la Procuraduría Provincial de Garzón tuvo que intervenir en el trámite del Proyecto de empréstito ante el Concejo para exigirle, a través de una medida cautelar que respetara la participación de la ciudadanía.

Aunado a la renuencia a agotar la más amplia y adecuada socialización de los Proyectos, que conlleve a la más justa y honesta concertación democrática.

No quieren admitir en su soberbia que de arroparse con cobijas ajenas al calor del Pueblo se exponen a la revocatoria del mandato, los alcaldes; y, al repudio de sus gentes, los concejales. Y, ambos a las movilizaciones populares, ahora llamadas cacerolazos y plantones.

Sirva la ocasión para agradecer y felicitar a los abogados de la Gobernación y a los Honorables Magistrados por su objetividad y serios razonamientos jurídicos. El Derecho y la Justicia en sana y plena aplicación.

*MANUEL SALVADOR MOLINA HURTADO

Abogado Constitucionalista y Administrativista. Ex Personero Municipal de Timaná, Ex Consejero Departamental de Paz del Huila.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

Las almas de los difuntos pernotan en las viviendas donde fallecieron