INFORME ESPECIAL

El primo de Pablo Escobar delató el escondite, habría sido torturado y obligado por la Policía a confesar

Víctima de horrendas torturas, habría revelado el paradero de Pablo Escobar, pues el día anterior había estado en el cumpleaños de Escobar, por lo que conocía perfectamente el escondite del capo más buscado del país y del mundo en las década de los ochenta y noventa

LOS NADIES…. de Eduardo Galeano

Informe Especial

El 2 de diciembre de 1993, un grupo del Bloque de Búsqueda llegó hasta la casa donde se escondía el capo, tras meses de una persecución en la que participaron, entre otras agencias, la Oficina Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

 Ese mismo día fue “dado de baja” Gustavo Gaviria hijo, primo hermano de Pablo Escobar y mano derecha durante muchos años en los embarques de cocaína.

Fue torturado

Lo que la Policía no le contó a la prensa, debido a que este hombre constituía otro de los grandes capos y aliados de Escobar, fue que el cuerpo tenía claros signos de tortura. Nadie en esa época se interesó por conocer detalles pues la gente, e incluso la gran prensa aplaudía todo operativo que la fuerza pública realizara para desmantelar el llamado cartel de Medellín.

Víctima de horrendas torturas, habría revelado el paradero de Pablo Escobar, pues el día anterior había estado en el cumpleaños de Escobar, por lo que conocía perfectamente el escondite del capo más buscado del país y del mundo en las décadas de los ochenta y noventa.

Si esta versión es cierta, la noticia emitida por la Policía, la DEA y el FBI, quienes participaron de la búsqueda y encuentro del capo, consistente en que se debió a las coordenadas de una llamada telefónica, monitoreada con modernos equipos, sería un embuste para distraer a la opinión pública y ocultar la feroz persecución que por esos meses realizaba el grupo élite de la Policía para perseguir a Escobar.

Carlos Castaño, jefe de “Los Pepes”

“Los Pepes” y Carlos Castaño

De acuerdo a los relatos hechos por el periodista Edgar Torres Arias en su libro Mercaderes de la Muerte, después de que el narcotraficante Pablo Escobar comenzó a pagar un millón de pesos a los sicarios que asesinaran a un Policía, el grupo Élite de esa institución, habría pagado con dineros destinados a la inteligencia al señor Carlos Castaño, por entonces exsocio de negocios de narcotráfico de Pablo Escobar, para conformar el grupo para-militar denominado “Perseguidos por Pablo Escobar, conocido como “Los Pepes”.

Alias “Don Berna”

Nadie mejor que Carlos Castaño, quien en compañía de Diego Murillo Bejarano, alias “Don Berna”, conocían la gran mayoría de socios, amigos y protegidos de Pablo Escobar y eran los más indicados para iniciar una persecución a sangre y fuego para comenzar a doblegar al capo de capos.

Además, fuera del pago que presuntamente recibieron del Cuerpo Élite de la Policía, estos dos personajes tenían razones de peso para perseguir a Pablo, pues desde hacía varios meses habían tenido serias diferencias con el temido jefe del cartel de Medellín, por los embarques de cocaína hacia el exterior.

Castaño y “Don Berna”, llegaron a considerar que debido a la debilidad del capo Escobar, perseguido por el gobierno, no se justificaba seguir pagando un “impuesto” que el jefe del cartel les pedía a todos los narcotraficantes, no solo del Valle de Aburrá, sino de otras regiones del país, por cada embarque que hacían al exterior.

Gustavo Gaviria

Habrían participado de la captura y tortura de Gustavo Gaviria

De acuerdo a informes de inteligencia policiales, contados por agentes hoy retirados de la Policía del Cuerpo Élite, quienes realmente habrían llevado a cabo el operativo de capturar a Gustavo Gaviria, habrían sido “Los Pepes”, y estos después lo habrían torturado frente a agentes de Policía para conocer el paradero de Escobar.

Después lo habrían llevado vivo hasta el lugar donde posteriormente prepararon el falso positivo para presentarlo como un gran operativo de la Policía, donde por supuesto fue “dado de baja”, debido a la supuesta resistencia que habría opuesto.

Tumba de Pablo Escobar

Pablo Escobar sigue siendo venerado por el pueblo

Hoy, casi tres décadas después de su muerte, la tumba de Pablo Escobar sigue siendo lugar de peregrinación. El lugar permanece a diario lleno de flores, especialmente blancas, bien limpio y rodeado de velones de varios colores.

Decenas de personas se ven a diario, arrodillados alrededor de su tumba, rezando oraciones y pidiendo algo al espíritu de Pablo Escobar. No solo se trata de personas de los bajos fondos o de la delincuencia común, que son sus principales devotos, sino de señoras y gente del común, que afirman que el alma o espíritu del hombre que por dos décadas se convirtió en el delincuente más buscado del país, hace muchos milagros.

VIDEO RECOMENDADO DE LA SEMANA

La Mula del Diablo