INFORME ESPECIAL

VIDEO: Desgarrador testimonio del testigo de las torturas a Javier Ordóñez por parte de los policías

Vea en este video el dramático testimonio del amigo que vio morir a Javier Ordóñez.

Si no quieres adquirir el coronavirus, por favor escuche el siguiente audio:

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

Informe especial

Por primera vez uno de los testigos directos del caso de brutalidad policial que llevó a la muerte del estudiante de derecho Javier Ordóñez contó su testimonio. 

¿Es usted desplazado o víctima de la violencia? Por favor escuche el siguiente audio:

La narración de los hechos se dio en un video enviado a la representante Katherine Miranda y emitido durante un debate de control político en la Cámara de Representantes. 

Este es el testimonio de Wilder Salazar:

“Las súplicas de Javier en todo momento fueron: ‘Ya, ya no más, ya no más’.

“Yo también grité en varios ocasiones que por favor no lo lastimaran más con la pistola taser, a lo que los policías nunca se detuvieron, lo golpearon en varias oportunidades en el rostro y seguían con la pistola taser, pero las descargas ya no se las hacían sobre la ropa porque ya tenía la camiseta desgarrada, se las hacían sobre la piel. “En ese momento llegaron otros policías, otros motorizados, nos esposan a Javier y a mi y nos suben a una van de la Policía Nacional y al interior de esa van sigue la tortura de mi amigo Javier.

“Nos trasladan rápidamente al CAI de Villa Luz. Yo me bajo por mis propios medios y me empujan hacia el fondo del CAI. Cuando yo veo a Javier, él ya venía muy débil, con la cabeza agachada. Ahí lo siguen golpeando, lo empujan y lo botan al piso. Él ya se encontraba esposado, estaba totalmente inmovilizado, él no podía hacer absolutamente nada.

“Después lo botan a mis pies, lo siguen agrediendo física y verbalmente. Javier ya casi no se quejaba, hablaba muy poco y para respirar tenía mucha dificultad. Yo en todo momento le pedí ayuda a ellos (los policías) que por favor lleváramos a mi amigo Javier a un hospital, que era lo mínimo que se debería hacer. Nunca lo ayudaron, ellos solo se acercaban para agredirlo verbal y físicamente.

“Luego llegaron más policías, me ven a mi contra la pared esposado, ven que están lastimando a mi amigo y no lo ayudan.

“Poco después llegó mi amigo Juan David, entra a la fuerza y cuando ve a Javier se bota al piso y trata de sentarlo, pero le queda muy difícil porque Javier estaba esposado y tenía los brazos hacia atrás.

“Juan David me dice que Javier no está respirando, está muy frío. Yo empecé a gritar para que me quitaran las esposas para poder sentarlo, al fin me quitan una esposa, pero cuando siento a Javier me doy cuenta que está muy pálido, tiene su ojo totalmente hinchado, una parte de su cara totalmente hinchada, tiene marcas por todo el cuerpo. Su pecho estaba morado, su cuello estaba morado.

“Lo sacamos del CAI como pudimos y por todo el camino hacia el hospital le dábamos en los cachetes, yo trataba de abrirle los ojos. Tratábamos de que reaccionara, pero él nunca abrió los ojos.

“Llegamos en la patrulla a la Clínica María del Lago, yo me bajo como loco, entro a urgencias, bajamos a Javier como pudimos y lo sentamos en la silla de ruedas y esa imagen nunca se me olvida… él quedó en esta posición (boca arriba con los ojos cerrados), lo metieron a una sala de urgencias.

“Yo salí llorando, después salió una de las doctoras, se arrodilló, me puso la mano y me dijo: ‘Lo siento mucho, no se puede hacer nada porque su amigo ya llegó muerto’”.  

EDITORIAL

El ladrón del PAE anda suelto

Fuente de la información: diario EL TIEMPO de Bogotá.
A %d blogueros les gusta esto: