INFORME ESPECIAL

VIDEOS: El abuso policial no fue solo Javier, son doce

En los videos se ve a los que protestan armados con palos, fuego y piedras, que lanzaban a los policías, y se ve a los uniformados repeliendo el ataque con disparos

Si no quieres adquirir el coronavirus, por favor escuche el siguiente audio:

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

Informe Especial

En Colombia el rostro de la indignación contra los abusos de la Policía es el de Javier Ordóñez, el abogado y taxista que fue asesinado en un brutal procedimiento policial en Bogotá. A su nombre se suman los de otros once jóvenes que murieron, todos por impacto de bala, durante la violenta jornada.

¿Es usted desplazado o víctima de la violencia? Por favor escuche el siguiente audio:

Aunque todavía falta establecer con precisión de dónde vinieron las balas, varios testimonios y videos publicados en medios y redes sociales apuntan a que la Policía disparó a los manifestantes en una reacción desproporcionada a los ataques a los CAI.

En los videos se ve a los que protestan armados con palos, fuego y piedras, que lanzaban a los policías, y se ve a los uniformados repeliendo el ataque con disparos. En su reporte, el Subdirector de la Policía, Gustavo Moreno, reportó que había 87 policías heridos en Bogotá, tres en Soacha y tres más en Madrid, pero no hizo referencia a ataques con armas de fuego.

Si en efecto se comprueba que las balas que mataron a estos jóvenes fueron oficiales, estos son los rostros que se convertirán en nuevos símbolos del abuso policial:

Julieth Ramírez Meza murió por una bala perdida que impactó directo en su corazón, un proyectil fulminante que no le dio tiempo de recibir atención médica en el Centro de Atención Prioritaria en Salud de La Gaitana, en Suba, que queda a pocas cuadras del CAI donde se estaban dando las protestas. 

Tenía 18 años y muchos sueños. Había estudiado pedagogía infantil y trabajó en un jardín cuidando niños, algo que según su papá, Harold Ramírez, era más una vocación por la empatía que tenía con los niños; en la actualidad, estudiaba psicología e inglés de forma virtual.

Era una mujer talentosa y aplicada, así la recuerda su papá. En los años de estudiante del colegio República Dominicana fue porrista, y luego entró a un grupo musical llamado Cantar y Vivir que hace shows musicales en temporada de Navidad.

La muerte la sorprendió de forma accidental: no estaba protestando, iba con una amiga hacia el barrio Toscana y quedaron en medio de las protestas. Ahí recibió el impacto.  

Alexander Fonseca trabajaba en un asadero en la zona de Verbenal, en la localidad de Usaquén, al norte de Bogotá. Tenía 17 años, pero ya contaba con una familia, compuesta por su pareja y su bebé de siete meses. 

Su esposa lo acompañaba en la protesta y estaba a su lado cuando Alexander recibió cuatro impactos de bala por la espalda, mientras corría.  

Ella considera que fue un asesinato intencional de los policías, como respuesta a las piedras que les estaban lanzando. “No es lo mismo una piedra que un disparo”, reclama su esposa, quien lo acompañó hasta la Fundación Cardioinfantil, donde trataron de salvarle la vida pero ya era tarde. “Lo acribillaron”, aseguró a RCN Radio

A Germán Puentes también lo sorprendió la muerte de paso. Recibió el impacto de una bala en la cabeza cuando atravesaba al lado de una fuerte protesta en Suba Rincón.  Fue trasladado al Hospital de Suba pero por la gravedad de la herida no hubo nada que hacer.

Su esposa, Dayana Vargas, afirma que él iba en su bicicleta a recogerla al trabajo, como acostumbraba a hacerlo; cuando se detuvo en la protesta, recibió el disparo que acabó con su vida. Tenía 25 años. 

Germán tenía un hijo de siete años y trabajaba como domiciliario.  Ahora, su esposa y su mamá, Graciela Valero, reclaman justicia, ¿está es la clase de protección que tenemos? ¿Quiénes son las víctimas fatales durante la noche de caos en Bogotá?, se cuestiona su mamá. 

En los fuertes enfrentamientos con la Policía que se dieron en Kennedy, murió Julian Mauricio Gonzalez.  Recibió un tiro en el abdomen. Él era uno de los jóvenes que protestaba por los excesos que llevaron a la muerte de Javier Ordóñez en Villaluz. 

No estaba solo. Sus amigos lo vieron caer después de recibir el impacto de una bala, como lo contó a El Espectador Jeih Vázquez, quien asegura que todo se dio cerca de las 11 de la noche, cuando fueron atacados por policías vestidos de civil que estaban disparando a quien se acercara al CAI.

Fue asesinado justo cuando estaba a punto de comenzar un nuevo trabajo qué según les dijo a sus amigos iba a ganar buena plata. Hoy sus amigos hacen una velatón para protestar por su muerte.

Aunque la Alcaldía de Bogotá no ha confirmado la muerte de Cristian Camilo Hernández, su padre, José Ignacio Hernández, hizo la denuncia a través de las cámaras de CMI. Contó que su hijo trabajaba también como domiciliario y que antes de su muerte se lo encontró en una bomba de gasolina y le pidió que fuera a la casa, pero no le hizo caso. Murió en medio de la protesta.  

Cristian Camilo tenía 26 años, dos hijos, uno de ellos de dos años. La última vez que lo vieron vivo, contó su papá, fue cuando lo cogieron entre dos policías y lo arrastraron y le pegaron un tiro en la frente. Él no formaba parte de las protestas. 

Andrés Felipe Rodríguez recibió un disparo en el tórax mientras estaba en una cancha de fútbol junto al CAI del Verbenal en donde se desarrollaban las protestas. Según un video que publica en Facebook la abogada Mariana Garzón Duque, quien está asesorando a su familia, se presentaron disparos en medio de la turba y fue impactado por una bala.

En el video, se ve a las personas correr para tratar de resguardarse de los disparos, algunos se tiran al piso, otros se esconden detrás de árboles o postes a modo de trinchera. En las imágenes se ve como, después de recibir el disparo, Andrés Felipe es levantado y llevado hasta un taxi.

Murió siendo trasladado al Hospital Simón Bolívar, en la localidad de Usaquén. En este caso, su familia está buscando la forma de establecer cómo fueron los hechos. Están tratando de recopilar videos para presentarlos como prueba ante la justicia. 

En Bogotá también se presentó el caso de Fredy Alexander Mahecha, de 20 años, murió en el Hospital de Suba, luego de haber recibido un disparo en el tórax. Sobre el caso no se sabe mucho, pero igual que los demás fallecidos, era una persona joven que murió por un disparo. 

El último caso reportado por las autoridades es el de Angie Paola Baquero, de 19 años, que murió hoy en el hospital de Engativá. De su caso no se sabe mucho, pero también fue por impacto de bala y aunque los médicos estuvieron varias horas tratando de salvar su vida, por la gravedad de la herida, no lo lograron.

En Soacha se registraron protestas y también hubo tres muertos. Aunque las autoridades no han dado mayor información de cómo se dieron los hechos las víctimas fueron: Cristian Meneses, de 27 años, Marcela Zuñiga, de 36, y una persona aún por identificar.

El alcalde de Soacha Juan Carlos Saldarriaga pidió resultados de las investigaciones y explicó que las tres personas que resultaron heridas fueron llevadas al Hospital Cardiovascular de Soacha, donde fallecieron minutos después de su ingreso. 

La indignación y la rabia se mantienen, y las protestas también.  Anoche empezaron de nuevo los disturbios, otra vez en Villa Luz, donde empezó esta historia.

Fuente de la información: LA SILLA VACÍA de Bogotá.

A %d blogueros les gusta esto: