opinión

De los alcaldes, concejos y comunidades. Última parte

Nada, nada justifica que se le arrebate a las comunidades y al ciudadano su derecho fundamental a opinar sobre las decisiones que le afectan. Mucho menos, por aquellos que el mismo Pueblo eligió para que lo protegieran y que juraron hacerlo

SI NO QUIERES ADQUIRIR EL CORONAVIRUS, POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

OPINIÓN

DE LOS ALCALDES, CONCEJOS Y COMUNIDADES

Escrito por: Manuel Salvador Molina Hurtado*

“La Democracia significa que todo hombre tiene derecho a ser oído y que las decisiones se toman conjuntamente, como pueblo.”,  Nelson Mandela, abogado y líder político.

Nada hace más daño a la población que ser excluida por los Concejos y la Alcaldía, y permitido por la Personería. Lo que se explica en la  desidia o los intereses ocultos para no querer buscar con decisión firme la creación, el fomento y el patrocinio de espacios y oportunidades para la participación ciudadana.

En modo de ejemplo, se halla la evasiva y el recelo a socializar oportuna y adecuadamente los Proyectos de Acuerdo. Pareciera que a pocos les gustara. Probablemente, porque la participación permite precaver el abuso del poder por parte del servidor público.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Ahora bien, no es difícil concluir que marginar a la ciudadanía de su derecho a participar en las actividades administrativas que afectan el bienestar y desarrollo de las comunidades hace parte y obedece a las malas costumbres políticas, heredadas de tiempos inmemoriales. Hoy día, la participación es el alma y nervio de la democracia e insustituible instrumento para perseguir que los recursos lleguen a los sectores más vulnerables, lo que se traduce en elemento fundamental de lucha contra la corrupción.

Por tanto, el Pueblo mismo, sin atenerse a nadie ni a nada más que a su propia fuerza vital debe exigir los espacios y consolidar sus oportunidades democráticas. Que se acaben las reuniones secretas, las sesiones casi clandestinas donde unos pocos a  espaldas de las comunidades arreglan y pactan lo que para el Pueblo puede ser inconveniente. Que el Pueblo pueda manifestar abierta y libremente sus opiniones sobre los contenidos que se proponen; inclusive, que los conozcan de manos de la Alcaldía desde antes de ser presentados al Concejo y no después, sometido al afán y la premura que no permite un conocimiento pleno y que niega, en efecto, la posibilidad de opinar acertadamente.

Y, de parte del Concejo, por supuesto, para que facilite a la ciudadanía su intervención en las sesiones y reuniones de comisión sobre los temas de debate. Imposible que se excusen para no hacerlo por la pandemia o por la brevedad del tiempo. Nada, nada justifica que se le arrebate a las comunidades y al ciudadano su derecho fundamental  a opinar sobre las decisiones que le afectan. Mucho menos, por aquellos que el mismo Pueblo eligió para que lo protegieran y que juraron hacerlo. ¿Acaso asuntos tan importantes como la rendición de cuentas de los hospitales y la formulación de los Planes de Desarrollo no se hicieron en plena pandemia? ¿O acaso, en ambos eventos, no hubo participación ciudadana?

He ahí, enfatizo, la vital importancia de la participación para  la búsqueda del desarrollo y el bienestar de las comunidades; pero, que se edifique siempre sobre cimientos de  efectiva y real intervención de las comunidades en la vida política de sus territorios, en calidad de actores y protagonistas de la lucha por consolidar un mundo más justo y humanitario que les garantice a sus hijos un futuro mejor.

Pero, qué tan cambiados se muestran algunos que ayer fueron candidatos al Concejo y a las Alcaldías, que se mostraban, en aquel entonces, fervorosos enamorados de su Pueblo. Y, hoy, que desempeñan el servicio son tan diferentes!. Apenas se posesionan muestran su verdadero rostro: el de la prepotencia, el desdén hacia las gentes y la desconsideración para con el ciudadano cuando recurre a ellos clamando ser escuchado.

No obstante, que el Municipio está obligado a promover la participación comunitaria y que los servidores públicos están comprometidos por Ley a acatar y poner en práctica los mecanismos que se diseñen para facilitar la participación de la comunidad en la planeación del desarrollo, la concertación, y la toma de decisiones en la gestión administrativa de acuerdo a lo preceptuado en la ley.

En este orden, de suma importancia resulta recordar que la Personería Municipal debe velar, entre otros asuntos, porque en el Municipio se dé efectivo cumplimiento a la participación en materia de  vigilancia y control de la gestión pública. En el evento que nos ocupa en esta columna, versa acerca de promover en comunidad su participación y capacitar acerca de la metodología a seguir, de manera coordinada con la alcaldía y/o con el Concejo Municipal. También, de capacitar e incentivar a las comunidades para que hagan uso de la facultad de iniciativa propia de presentar Proyectos de Acuerdo, que les otorga la Ley. Y, de apoyar armoniosamente, desde su competencia, al Concejo y a las comunidades en la realización del Cabildo Abierto,mecanismo de participación que consiste en una reunión pública entre el concejo y los habitantes del municipio, concertada por iniciativa popular, con el fin de discutir asuntos de interés público.

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

Por lo anterior, no debieran olvidar los Alcaldes, los Concejales y los Personeros que les corresponde el deber de cumplir con diligencia, eficiencia e imparcialidad el servicio encomendado y abstenerse de cualquier acto u omisión injustificada que implique abuso indebido del cargo o función. Y, que por lo mismo, les sobreviene el deber de denunciar los delitos, contravenciones y faltas disciplinarias de los cuales tuviere conocimiento, salvo las excepciones de ley.

Timaná, Huila, 30 de junio de 2020.

Salvador Molina Hurtado

Abogado Constitucionalista, ex Personero Municipal de Timaná, ex Consejero Departamental de Paz del Huila

A %d blogueros les gusta esto: