opinión

Corrupción en hospitales: mandatarios y juntas directivas

Desde luego, que mayor es la responsabilidad para quien la preside: el Mandatario, ya que el Gobernador o el Alcalde, según el territorio, es el Presidente de la Junta Directiva, unido esto a que resulta ser quien, precisamente, nombró al Gerente del Hospital. Juez y parte. Lo elige y lo cuestiona él mismo

SI NO QUIERES ADQUIRIR EL CORONAVIRUS, POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

OPINIÓN

CORRUPCIÓN EN HOSPITALES: MANDATARIOS Y JUNTAS DIRECTIVAS

Escrito por: Manuel Salvador Molina Hurtado*

Las constantes denuncias por presuntas o ciertas transgresiones a los postulados constitucionales de la función administrativa y a los principios rectores de la contratación pública en los procesos contractuales de las ESE Hospitales -no obstante se rijan por el derecho privado- no cesan ni cesaran por tratarse de nefastas costumbres administrativas, enraizadas y con licencia de impunidad, que con ocasión de la pandemia han sido estimuladas por el incremento de los recursos económicos.

QUIERE SABER QUÉ ES:

LLAME O ESCRIBA AL: 3168093318

Pero, aparte de los ejecutores de tales comportamientos censurables, esto es, de quienes realizan las acciones dentro de la institución encaminadas a consumar dichos quebrantamientos, se encuentra un organismo que por Ley está obligado a velar para que dichas conductas estén sujetas a prevención y contención: la Junta Directiva, su órgano rector, a través de actuaciones diligentes y pertinentes de control y vigilancia a la gestión de los administradores.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Así, destaca lógico que en la medida en que se acrecientan las denuncias y las investigaciones contra funcionarios del área ejecutora y administrativa del ente oficial, es claro que la pregunta que se origine, en consecuencia, sea ¿qué responsabilidad recae por estos hechos sobre los miembros de dicho órgano de control y vigilancia, propio de los Hospitales, dado que si están para velar por la eficiente marcha del ente público -lo que incorpora el racional uso de los recursos económicos y financieros- a todas luces prolifera la corrupción?

La interrogación antecedente explica que se espere de su gestión que sea evidente y ofrezca resultados óptimos en el control y vigilancia para aplicar las decisiones y medidas preventivas y correctivas institucionales oportunamente; incluso, con alcances de dar traslado a los entes estatales competentes con ocasión de probables conductas  constitutivas de faltas administrativas, disciplinarias, penales, y de control fiscal a que hubiere lugar, según su raciocinio y la prueba recaudada. 

QUIERE SABER QUÉ ES:

LLAME O ESCRIBA AL: 3168093318

Desde luego, que mayor es la responsabilidad para quien la preside: el Mandatario,  ya que el Gobernador o el Alcalde, según el territorio, es el Presidente de la Junta Directiva, unido esto a que  resulta ser quien, precisamente, nombró al Gerente del Hospital. Juez y parte. Lo elige y lo cuestiona él mismo.

En este orden de ideas, recaen sobre sus espaldas la responsabilidad administrativa por estar obligados a liderar y responder por el proceso de vigilancia y control que le es exigible a la Junta Directiva; además, de la responsabilidad política, toda vez que, de un lado, debe asumir la responsabilidad por haber sido él quien tomó la determinación de nombrarlo y, de otro lado, puesto que la eficiente y eficaz prestación del servicio público de salud en el territorio reposa sobre ellos, por la forma como se ha estructurado el sistema de gestión de salud territorial. En efecto, un Alcalde no puede ser ajeno a la suerte de los Hospitales de su municipio, cualquiera que sea el nivel de éste. Asunto que debe desvelar, también, a los Alcaldes de una subregión que en mucho sus conciudadanos dependen de los servicios especializados de atención que le conciernen a los Hospitales de mejor nivel, situados en otra localidad.

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

De otra parte, suena sensato que las Juntas Directivas guarden independencia de la Administración y, más bien, establezcan estrecha relación democrática y funcional con los diversos representantes del control social.

Por eso, a las Juntas Directivas las rige su propio Estatuto, lo que les posibilita autonomía y, por ende, sus miembros deben conocerlo en su totalidad y trascendencia.

Más delicado aún, a sabiendas de que en materia de contratación pública es una constante que la ausencia, insuficiencia o manipulación de los Sistemas de Control Interno facilita la aparición de condiciones propicias para desangrar el erario. 

Con base en lo anterior, las Juntas Directivas han de reclamar permanentemente el diseño, implementación, revisión, ajuste y perfeccionamiento de un verdadero y adecuado Sistema de Control Interno para garantizar el éxito de la gestión y la protección, el uso honesto y eficiente de los recursos, en un marco genuino de austeridad y eficiencia del gasto público, con especial cuidado en la contratación administrativa.

Para terminar, baste enfatizar en que tanto el Gobernador como el Alcalde y los miembros de las Juntas Directivas también están expuestos a investigaciones y sanciones, inclusive penales, si desarrollan conductas repudiables -de acción u omisión-  en el desempeño de sus obligaciones. Principalmente, si desestiman la obligación de denunciar los presuntos o reales delitos de los cuales tuviere conocimiento, salvo las excepciones de Ley.                      

Timaná, Huila, 13 de mayo de 2020.

*Manuel Salvador Molina Hurtado

Ex Personero Municipal de Timaná, ex Consejero Departamental de Paz del Huila.
A %d blogueros les gusta esto: