EDITORIAL

Los atropellos de Intrapitalito rebosan el vaso

Estamos llegando en Pitalito a situaciones que rayan con la tiranía jurídica, contrariando los mismos preceptos constitucionales, dejándose llevar más por una apariencia de autoridad, que raya con el autoritarismo

SI NO QUIERES ADQUIRIR EL CORONAVIRUS, POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

EDITORIAL

Desde la pasada administración comenzó a germinar una gran inconformidad de la mayoría de ciudadanos, habitantes y visitantes del municipio de Pitalito, por los constantes atropellos de parte de funcionarios del Instituto de Tránsito y Transporte de Pitalito (INTRAPITALITO) hasta el punto que un candidato a la alcaldía prometió acabar con ese ente gubernamental, si llegaba al poder. Quizá esa propuesta le ayudó a lograr una abultada votación.

YA LLEGÓ:

Las constantes denuncias, algunas documentadas con vídeos, otras por testimonios de las personas afectadas, de los altos niveles de corrupción de algunos guardas se convirtió en el pan de cada día. Uno pensaría que es exageración, pero cuando se ven algunas de estas personas que en poco tiempo compraron vehículos y derrochan en buenos restaurantes, devengando un sueldo que no alcanza para cubrir estos costos, se llega a creer que los quejosos tienen la razón.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Con la llegada del nuevo alcalde, la gente creyó que algo cambiaría en ese ente represivo y con fuertes olores a posibles actos de corrupción, aunque el burgomaestre fue muy astuto y durante su campaña electoral se cuidó de no hacer promesas sobre lo que haría con ese Instituto.

El nombramiento de la abogada Claudia Patricia Gómez, quien se quemó en su fallida aspiración al concejo, en principio dio la sensación de un mejor trato al ciudadano y de algunos cambios en materia de personal, presuntamente involucrados en actos corruptos.

YA LLEGÓ:

Sin embargo, cuatro meses después sucedió lo peor: que resultó peor el remedio que la misma patología. No solo arreciaron las acciones represivas contra la ciudadanía inerme, sino que se han venido desbordando las quejas de presuntos actos de guardas que al parecer siguen pidiendo dinero a cambio de no hacer comparendos, y cuyo comportamiento en materia de relaciones humanas cayó a sus niveles mas bajos. Por supuesto que hay excepciones como en todas las instituciones, pero en ese Instituto parece que la orientación que reciben es de apretar cada día más los afilados colmillos de un hambriento caimán cuya panza no parece tener fondo.

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

Atropellos van y vienen contra ciudadanos de diferentes estratos sociales, como el caso del artista Alberto Llanos, para quien no valieron las súplicas a un implacable guarda que le hizo comparendo, no obstante estar el vehículo de este ceramista tan solo unos minutos estacionado.

A la señora Claudia Patricia se le ocurrió la brillante idea de aprovechar el estado de emergencia sanitaria para comenzar a desmantelar las zonas azules de la ciudad, bajo el argumento de que con esto se evitan aglomeraciones. ¿Acaso en los parqueaderos privados no hay aglomeración? Pretende esta señora aprovechar el río revuelto de la cuarentena y los rígidos decretos amparados en la emergencia sanitaria y la calamidad pública para en el futuro privar de un plato de comida a humildes personas, en su mayoría con patologías asociadas a discapacidad, que son quienes tienen estas zonas azules bajo su cargo para ganarse unos pesos. Fueron creadas en la administración del alcalde Pedro Martín Silva, precisamente para dar una oportunidad de un empleo informal a estas personas. La administración anterior respetó estos convenios y fortaleció estas zonas azules.

Noticia relacionada que quizá le interese leer:

https://svcnoticias.com/2020/04/24/no-cesa-los-abusos-del-intra-pitalito-desde-la-llegada-de-claudia-patricia-gomez/

Pero el vaso parece haberse rebosado la noche del jueves 30 de abril, cuando un vehículo que acarreaba personal de la salud, proveniente del municipio de Timaná, fue subido a la grúa y llevado a los patios, a sabiendas de que estaba recogiendo elementos sanitarios de vital importancia para salvar vidas humanas en estos tiempos del coronavirus. ¿Dónde está el derecho de gentes contemplados por el Derecho Internacional Humanitario? Qué le está sucediendo a esta servidora pública que no tiene la más mínima sensibilidad humana en momentos cuando los servidores públicos deben flexibilizar algunas actuaciones, solo por el respeto a los más elementales derechos humanos.

Estamos llegando en Pitalito a situaciones que rayan con la tiranía jurídica, contrariando los mismos preceptos constitucionales, dejándose llevar más por una apariencia de autoridad, que raya con el autoritarismo. Y claro está que todos estos hechos bochornosos obedecen a las mismas ínfulas que llegan desde el mismo despacho del alcalde municipal.

Aquí sí que cabe la famosa frase del filósofo español, Don Miguel de Unamuno, cuando decía: “cuando goces del privilegio de tener algún poder, así este sea pequeño, procure que ese poder sirva para hacer el bien a los humanos y no para que te conviertas en tirano”.

A %d blogueros les gusta esto: