Derechos Humanos

Crisis del Covid-19 podría ocasionar la pérdida de la privacidad de las personas, dice Yuval Noah Harari

Se ha librado una gran batalla en los últimos años por nuestra privacidad. La crisis del coronavirus podría ser el punto de inflexión de la batalla. Para cuando las personas tienen la opción de elegir entre privacidad y salud, generalmente elegirán la salud. Pero pedirle a la gente que elija entre privacidad y salud es, de hecho, la raíz del problema. Esta es una falsa dicotomía

SI NO QUIERES ADQUIRIR EL CORONAVIRUS, POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

DERECHOS HUMANOS

Yuval Noah Harari es una de las voces más escuchadas acerca de la evolución de la humanidad, influencia que ganó a través de sus best sellers Sapiens y Homo Deus. También a través de sus muy requeridas conferencias y charlas. Después de la crisis del Covid-19 lo es aún más. Sucesivas columnas en Time y en Financial Times han tenido gran repercusión estas últimas semanas. El historiador y profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén contestó estas preguntas para el diario La Tercera de Chile, acerca de los pasos a seguir y las encrucijadas que plantea este nuevo escenario para la humanidad, uno que, a su juicio, lo está redefiniendo todo. Recomendamos leer toda la entrevista.

¿SUFRE USTED DE ENFERMEDADES INCURABLES Y DESEA SABER CÓMO SANARLAS? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

-Usted ha advertido sobre los riesgos de la disrupción tecnológica desde mucho antes del coronavirus. Y esta semana lo ha hecho con mucha más intensidad debido a las políticas del gobierno chino y otros, utilizando datos privados para combatir el virus. Esto podría cambiar el mundo para siempre. ¿Qué debe hacerse ahora para evitar un mundo donde la privacidad y la libertad se pierdan?

-La epidemia del coronavirus podría marcar un hito importante en la historia de la vigilancia. Primero, porque podría legitimar y normalizar el despliegue de herramientas de vigilancia masiva en países que hasta ahora las han rechazado. En segundo lugar, y aún más importante, significa una transición dramática de la vigilancia “sobre la piel” a la vigilancia “debajo de la piel”. Anteriormente, los gobiernos supervisaban principalmente tus acciones en el mundo: a dónde vas, con quién te encuentras. Ahora se interesan más en lo que sucede dentro de tu cuerpo. En la condición médica, temperatura corporal, presión arterial. Ese tipo de información biométrica puede decirle al gobierno mucho más sobre usted que nunca antes.

-¿Por qué?

-Imagine un estado totalitario en 10 años más, que exija que cada ciudadano use un brazalete biométrico que lo vigile las 24 horas del día. Mediante el uso de nuestra creciente comprensión del cuerpo y el cerebro humano, y el uso de los inmensos poderes del aprendizaje automático, el régimen podría por primera vez en la historia saber qué sienten todos y cada uno de los ciudadanos en cada momento. Si escuchas un discurso del Gran Líder en televisión, y los sensores biométricos detectan los signos reveladores de ira (presión arterial más alta, aumento leve de la temperatura corporal, aumento de la actividad en la amígdala), estarás en serios problemas. Podrías sonreír y aplaudir mecánicamente, pero si realmente estás enojada, el régimen lo sabrá.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

-Distópico…

-Los gobiernos podrían argumentar que este escenario distópico no tiene nada que ver con las medidas actuales que se están tomando para combatir el Covid-19. Estas son solo medidas temporales tomadas durante un estado de emergencia. Pero las medidas temporales tienen el desagradable hábito de sobrevivir a las emergencias, especialmente porque siempre hay una nueva emergencia al acecho en el horizonte. Incluso cuando los casos de coronavirus se reduzcan a cero, algunos gobiernos podrían argumentar que necesitan mantener los nuevos sistemas de vigilancia porque temen una segunda ola de coronavirus, o porque hay una nueva cepa de ébola en África Central, o porque quieren proteger a las personas de la gripe estacional. ¿Por qué dejar de detener el coronavirus?

-¿Y la privacidad?

-Se ha librado una gran batalla en los últimos años por nuestra privacidad. La crisis del coronavirus podría ser el punto de inflexión de la batalla. Para cuando las personas tienen la opción de elegir entre privacidad y salud, generalmente elegirán la salud. Pero pedirle a la gente que elija entre privacidad y salud es, de hecho, la raíz del problema. Esta es una falsa dicotomía. Podemos y debemos disfrutar tanto de la privacidad como de la salud. Podemos elegir proteger nuestra salud y detener la epidemia del coronavirus no instituyendo regímenes de vigilancia totalitaria, sino educando y empoderando a los ciudadanos.

“La clave para derrotar las epidemias es una buena educación científica y sólidas instituciones independientes como universidades, hospitales y periódicos. Por supuesto, no puedes crearlos de la noche a la mañana en medio de una crisis. Debes invertir en ellos con años de anticipación. Pero una sociedad que brinda a los ciudadanos una buena educación científica, y que es atendida por instituciones fuertes e independientes, puede lidiar con una epidemia mucho mejor que una dictadura brutal que tiene que vigilar constantemente a una población ignorante”.

¿TIENE PROBLEMAS SEXUALES COMO IMPOTENCIA EN HOMBRES O FRIGIDEZ EN LA MUJER? POR FAVOR LLAME A ESTE NÚMERO O ESCRIBA AL WHATSAPP: 3168093318

-¿Por qué?

-Supón que quieres hacer que 20 millones de ciudadanos se laven las manos con jabón todos los días. Una forma de hacerlo es colocar un policía o quizás una cámara en cada baño y castigar a las personas que no se lavan las manos. Otra forma es enseñar a las personas en la escuela sobre los virus y las bacterias, explicarles que el jabón puede eliminar o matar a estos patógenos y luego confiar en las personas para que tomen sus propias decisiones. ¿Qué opinas, qué método es más eficiente?

“Por supuesto, el problema es que en los últimos años, los políticos populistas en muchos países han socavado deliberadamente la confianza de la gente en la ciencia, los medios y las autoridades públicas. Sin tal confianza, la gente no está segura de qué hacer. Pero no creo que la solución sea imponer un régimen autoritario. La solución es reconstruir la confianza en la ciencia, en los medios y en las autoridades públicas. Una vez que reconstruya esta confianza, puede confiar en que las personas hagan lo correcto, incluso sin vigilancia constante y sin temor al castigo”.

GEL ANTIBACTERIAL A $ 5000 Y $8000 PESOS. PEDIDOS: 3203746542. VENTAS POR MAYOR Y AL DETAL. LLAME, CON GUSTO ATENDEREMOS SUS PEDIDOS Y ENTREGAMOS A DOMICILIO

“Estamos viendo un fracaso colectivo del liderazgo”

– ¿Qué líderes mundiales son los que hasta ahora han enfrentado mejor este gran desafío y por qué?  ¿Los peores?

-No estoy en condiciones de poner notas. No conozco todos los hechos. Pero está claro que estamos viendo un fracaso colectivo del liderazgo mundial. En los últimos años, políticos ultranacionalistas en varias partes del mundo han socavado deliberadamente la confianza en la cooperación internacional. Ahora estamos pagando el precio por eso. Parece que no hay adultos en la habitación. Uno esperaría haber visto hace semanas una reunión de emergencia de líderes mundiales para elaborar un plan de acción común para combatir tanto la epidemia como la crisis económica. Pero esto aún no ha sucedido.

“Durante la epidemia del ébola de 2014 y durante la crisis financiera de 2008, Estados Unidos se desempeñó como líder mundial. Pero en los últimos años, Estados Unidos ha renunciado a su papel de líder mundial. La administración actual ha recortado el apoyo a las organizaciones internacionales y ha dejado muy claro al mundo que los Estados Unidos ya no tienen amigos reales, solo tienen intereses. Cuando estalló la crisis del coronavirus, EE.UU. se mantuvo al margen y hasta ahora se ha abstenido de asumir un papel de liderazgo. Incluso si finalmente trata de asumirlo, la confianza en la administración actual se ha erosionado hasta tal punto que pocos países estarían dispuestos a seguirla. ¿Seguirías a un líder cuyo lema es ‘Yo primero’?”.

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

– ¿Qué haría si tuviera el poder de implementar cooperación global para combatir este virus?

-Se espera que cualquier plan de acción global contenga al menos los siguientes componentes: uno, compartir información confiable. Los países que ya han experimentado la epidemia deberían enseñar a otros países al respecto. La data de todo el mundo debe compartirse abierta y rápidamente en un esfuerzo por contener la epidemia y desarrollar medicamentos y vacunas. Dos, coordinar la producción global y la distribución equitativa de equipos médicos esenciales, como kits de prueba, equipo de protección y máquinas respiratorias. La coordinación global puede superar los cuellos de botella en la producción y puede garantizar que el equipo vaya a los países que más lo necesitan, en lugar de a los países más ricos. Tres, los países menos afectados deben enviar médicos, enfermeras y expertos a los países más afectados, tanto para ayudarlos como para obtener una valiosa experiencia. El centro de la epidemia sigue cambiando. Anteriormente era China, ahora es Europa, tal vez el próximo mes serán los Estados Unidos y más tarde en América del Sur. Si América del Sur envía ayuda a Europa hoy, tal vez en dos meses cuando Europa se recupere y América del Sur esté en crisis, Europa le devolverá el favor. Cuatro, crear una red de seguridad económica mundial para salvar a los países y sectores más afectados. Esto es particularmente importante para los países más pobres. Los países ricos como Estados Unidos, Japón y Alemania, estarán bien. Pero una vez que la epidemia se extienda a los países de África, Medio Oriente y América del Sur, podría llevar a un colapso económico completo, a menos que tengamos un plan de acción global. Por último, formular un acuerdo global de pre screening de viajeros que permitirá que un puñado de viajeros esenciales continúe cruzando las fronteras. Si el país de origen analiza cuidadosamente a los viajeros antes de abordar un avión, el país de destino debería sentirse seguro para dejarlos entrar.

-¿Y para los otros desafíos que ha advertido en sus libros, como la catástrofe climática?

-Espero que podamos aplicar las lecciones de la epidemia del coronavirus a la lucha contra otros problemas globales, como el colapso ecológico. En particular, la crisis del coronavirus debería enseñarnos el alto costo de ignorar los peores escenarios. Los países que han ahorrado dinero en los últimos años al reducir los servicios de salud ahora pagarán mucho más como resultado de la epidemia. Del mismo modo, si tratamos de ahorrar dinero al no hacer nada sobre el cambio climático, esto también causará un daño enorme a largo plazo.

Yuval Noah Harari

“Algunas personas imaginan que para detener el cambio climático, tendremos que detener por completo todo el crecimiento económico y volver a vivir en cuevas y comer raíces. Eso no tiene sentido. ¿Puedes adivinar cuánto costará prevenir un cambio climático catastrófico? El número mágico es del 2%. Eso es todo. Si invertimos el 2% del PIB mundial en el desarrollo de mejores tecnologías y una mejor infraestructura, eso es suficiente para evitar un cambio climático catastrófico. Por supuesto, el 2% del PIB mundial sigue siendo mucho dinero. Pero ciertamente está dentro de nuestra capacidad para hacerlo. La actual crisis de coronavirus probablemente le costará a la humanidad al menos el 2% de su PIB. Si no hacemos nada, la próxima crisis ecológica costará mucho más. Por lo tanto, gastar el 2% del PIB para salvar al mundo del cambio climático catastrófico parece una inversión muy razonable”.

– ¿Cómo ve el mundo después del coronavirus?

-La crisis de Covid-19 se perfila como el momento decisivo de nuestra era. Lo que lo convierte en un momento decisivo es que todo está en juego. La historia se está acelerando. El viejo libro de reglas se está haciendo pedazos, y se está escribiendo un nuevo libro de reglas. En el próximo mes o dos, los gobiernos y organizaciones de todo el mundo llevarán a cabo grandes experimentos sociales que darán forma al mundo en las próximas décadas.

“En mi universidad, por ejemplo, han estado discutiendo durante años la idea de dar algunos cursos en línea. Pero hubo muchos problemas y objeciones, por lo que la universidad nunca hizo nada. Hace dos semanas, el gobierno israelí ordenó cerrar todos los campus universitarios. En una semana, mi universidad estableció un sistema para mover todas sus clases en línea. A principios de esta semana, ya di 3 clases en línea. Salió bastante bien. Cuando termine la crisis, no creo que mi universidad regrese a donde estaba hace quince días”.

-¿Qué otros ejemplos ve?

-Otro ejemplo, en los últimos años, algunos expertos hablaron sobre la posibilidad de que los gobiernos otorguen a los ciudadanos un “Ingreso Básico Universal”. La mayoría de los políticos rechazaron esto como utopismo ingenuo, y se negaron a realizar incluso experimentos a pequeña escala para probar la idea. Ahora, incluso el gobierno ultraconservador de EE.UU. está a punto de dar a cada ciudadano estadounidense un salario básico mientras dure la crisis. ¿Cuál será el resultado de este experimento? Nadie lo sabe. Pero pronto aprenderemos, y podría cambiar permanentemente el sistema social y económico en todo el mundo.

“En los últimos años también se habló mucho sobre el uso de robots para cuidar a personas mayores y personas enfermas. Hubo muchas dificultades con esto, por lo que hasta ahora se implementó sólo a pequeña escala. Ahora existe una necesidad urgente de cuidadores, y los robots son ideales, porque los robots no pueden infectarse. Muchas instituciones van a comenzar a usar robots para más y más trabajos. Cuando termine la crisis, no estoy seguro de que los robots vuelvan a almacenarse. Permanecerán en al menos algunos de estos trabajos”.

“Hay muchos más ejemplos. No intentaré predecir cuál de estos experimentos será exitoso y cuál será su impacto exacto. En cambio, deseo enfatizar que hemos entrado en un agujero de gusano histórico. Las leyes normales de la historia están suspendidas. Durante algunas pocas semanas, lo imposible es lo ordinario. Eso significa que, por un lado, debemos tener mucho cuidado. Este es un momento en que los tiranos pueden llegar al poder en las democracias, y las distopías pueden fraguarse y ser impuestas. Pero, por otro lado, también debemos permitirnos soñar. Este es un momento en el que se pueden impulsar reformas muy esperadas, y cuando se pueden reparar sistemas injustos. A finales de este año, viviremos en un mundo nuevo. Espero que sea un mundo mejor”.

-¿Cómo debería un país como Chile lidiar con esta pandemia, especialmente considerando que nuestra sociedad estaba en medio de un gran estallido social justo antes?

-No estoy muy familiarizado con la situación en Chile, por lo que no puedo dar ningún consejo concreto. Pero un consejo general, cierto para todos los países, es que para hacer frente a la crisis necesitamos que toda la población coopere, por lo que debemos abandonar la política de división y adoptar la política de solidaridad. En los últimos años, hemos visto el surgimiento de líderes populistas como Donald Trump y Jair Bolsonaro, que incitan al odio no sólo hacia los extranjeros, sino incluso contra los conciudadanos. Estos líderes han hecho todo lo posible para dividir a la sociedad en campos hostiles, describiendo a la oposición no como rivales legítimos, sino como traidores peligrosos. De este modo, se ganaron la lealtad de la mitad de la sociedad, mientras alienaban completamente a la otra. En los Estados Unidos, por ejemplo, los estadounidenses ahora se odian entre sí mucho más de lo que odian a los rusos o chinos. Un grupo en Estados Unidos cree que Trump es un genio infalible. Si dice en la televisión que el sol sale por el oeste y se pone por el este, millones de estadounidenses asentirán de acuerdo. El otro grupo no cree una palabra que diga Trump. Si dice que el agua está hecha de oxígeno e hidrógeno, millones de estadounidenses comenzarán inmediatamente a dudar de eso. Esta situación hace que sea extremadamente difícil manejar la crisis actual. En tiempos normales, Trump puede gobernar los Estados Unidos con el apoyo de solo la mitad de los ciudadanos. Pero para superar la epidemia y la crisis económica, debe ganarse la cooperación de todos. La mitad no es suficiente. Si da alguna orientación en televisión, la mitad de los estadounidenses puede seguirla, pero a la otra mitad le resultaría muy difícil confiar en él. Se dirían a sí mismos: “Este tipo me ha estado mintiendo durante 3 años, ¿por qué creerle ahora?”. Espero que los políticos como Trump abandonen sus tácticas de “divide y vencerás” y hagan todo lo que esté en su poder para recuperar la confianza de todos los ciudadanos.

Fuente de la información: diario LA TERCERA de Chile.

A %d blogueros les gusta esto: