opinión

Libertad de expresión: ¿Derecho o invocación para irrespetar y acallar la voz libre?

Sobre el cadáver de la libertad de expresión ajena se para erguido para proclamar la suya. Mancilla la libertad de expresión del otro y demanda como omnipotente la propia. Fiel exponente de la doble moral, del doble discurso

SI NO QUIERES ADQUIRIR EL CORONAVIRUS, POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

OPINIÓN

Escrito por: MANUEL SALVADOR MOLINA HURTADO*

“Si no creemos en la libertad de expresión de aquellos que despreciamos, no creemos en ella en absoluto”.  Noam Chomsky. Lingüista y filósofo estadounidense.

A menudo se observa y, lamentablemente, cada vez con mayor asiduidad en el campo de la política, que quienes no aceptan la diferencia conceptual no lo hacen como un ejercicio del derecho a expresarse y de los derechos que le son concomitantes: el derecho al pensamiento y el derecho a la libertad de  prensa. No, por cuanto su dicho, su decir, no estriba en contra argumentar la reflexión ajena, sino que, por el contrario, su limitada exposición destaca por la carencia de fundamentos que pudieren sustentar una posición intelectual seria y objetiva.

¿SUFRE USTED DE ENFERMEDADES INCURABLES Y DESEA SABER CÓMO SANARLAS? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Pero, lo que sí resalta en su escaso decir es su muy notoria determinación por el agravio al individuo y no por la controversia respetuosa y civilizada de las ideas. Sus palabras y letras se erigen exclusivamente como herramientas para construir una diatriba punzante y filuda que tiene como sólo objetivo herir a la persona que por fatalidad ha caído injustamente en el corral de su sectarismo. No de otra manera se pudiera explicar por qué en no pocas ocasiones en los procesos electorales se juega irresponsablemente con la honradez de los demás candidatos ni por qué cuando se pierden las elecciones se vitupera de quienes ejercen el poder ni por qué los que lo ganan se creen dueños de todo lo animado e inanimado; incorporando, desde luego, la libertad de expresión y de pensamiento de la ciudadanía, llegando hasta el extremo de atacar sin piedad y casi que hasta la persecución a quienes no apoyaron al candidato triunfador. Persecución que se ha visto materializada negando la actividad, la gestión, la acción pública y administrativa a quienes apoyaron otro candidato o direccionando únicamente o en mayor cuantía el beneficio del servicio público a los miembros del partido de gobierno o a sus amigos o a sus colaboradores económicos en la campaña proselitista.

Sí, es la aparición del abominable hombre de los odios. El que se escuda en el legítimo derecho a la libertad de expresión, para desnaturalizarlo hasta convertirlo en el perfecto antifaz con el cual  pueda darse la potestad para injuriar, difamar y atropellar caprichosamente a los demás, especialmente a aquellos que, afortunadamente, le son diferentes.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Por eso, cuando se le reprocha su tropelía, se transforma en el ciudadano ejemplar, demócrata, que reclama con vehemencia que se le respete el derecho de expresión. Sí, ese, el mismo que inmisericordemente lo conculca, violenta, y desconoce en los otros, particularmente en quienes expresan respetuosamente su pensamiento con contenidos políticos, ideológicos, y religiosos disímiles a los que le son propios; imponiéndose, entonces, como dueño exclusivo y excluyente de la verdad revelada, única y absoluta.

Sobre el cadáver de la libertad de expresión ajena se para erguido para proclamar la suya. Mancilla la libertad de expresión del otro y demanda como omnipotente la propia. Fiel exponente de la doble moral, del doble discurso.

Ello explica con, suficiencia y claridad meridiana, por qué comunicadores tan importantes como Lalo Azcona, aseverara:

¿TIENE PROBLEMAS SEXUALES COMO IMPOTENCIA EN HOMBRES O FRIGIDEZ EN LA MUJER? POR FAVOR LLAME A ESTE NÚMERO O ESCRIBA AL WHATSAPP: 3168093318

“La libertad de expresión es un pilar básico de la sociedad democrática…y siempre en peligro…ahora más que por el afán represor de los Estados, por los grupos y las personas que se amparan en ella para la agresión, la calumnia y el insulto”(la cursiva y la negrilla no son originales).

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

Y, por supuesto, y para finalizar, dado que el derecho a la libertad de expresión no es absoluto, es entendible que las naciones que lo prohíjan -sin censurarlo- sancionen penalmente a quienes abusiva y arbitrariamente hagan uso de él para menoscabar la honra de sus conciudadanos sin prueba que funde sus acusaciones. Es así que quienes incurran en estas conductas temerarias y atrevidas podrían incurrir en los delitos de injuria o calumnia, en cuyo caso no servirá de excusa declararse desconocedor de la Ley o que se ha actuado inducida por quienes se esconden bajo el manto de las sombras para aprovecharse de otras personas a fin de lograr su cometido, su propósito criminal: los determinadores, como se les denomina en la codificación penal. Amén, de que si la infracción se comete utilizando cualquier medio de comunicación social u otro de divulgación colectiva o en reunión pública, las penas a imponer se aumentarán.

*MANUEL SALVADOR MOLINA HURTADO

Abogado Constitucionalista, Administrativista, Magister en Criminología, Ciencias Penales y Penitenciarias, ex personero de Timaná y ex consejero de Paz del Huila.

A %d blogueros les gusta esto: