EDITORIAL

Matrimonio de Claudia López y Angélica Lozano, una bofetada a la intolerancia

Por eso celebramos con júbilo el ejemplo de dos mujeres públicas, la una alcaldesa de la capital de la república y la otra senadora, que hayan tomado la decisión de casarse para así bofetear esta sociedad oscurantista, que se viste de seda pero que continúa teniendo cerebro de mamíferos involucionados

EDITORIAL

En una sociedad mojigata, hipócrita, enferma de intolerancia, fanática, practicante de dogmas religiosos solo aplicados por conveniencia, cada paso dado por valientes personas como Claudia López y Angélica Lozano, constituye un paso más para asestar golpes a las, y los intolerantes.

Verdad es que nuestro bello país ha padecido una violencia en todos sus ángulos, desde los políticos partidistas pasando por los depredadores de las mejores tierras cultivables, hasta la llegada de las multinacionales mineras que a sangre y fuego despojan a humildes campesinos, comunidades ancestrales y afros para apoderarse de sus territorios, y consumar el saqueo a los recursos naturales.  

AQUÍ TENEMOS UN SITIO RESERVADO PARA SU PUBLICIDAD, LLAMA YA AL 3204002929

Quienes nacimos en la década de los sesenta hemos sido testigos de la horrorosa guerra donde la sociedad civil, pero especialmente el campesinado ha sufrido los horrores de la guerra.

Somos una sociedad que por generaciones nos hemos criado en medio de la violencia y la intolerancia, cuya secuela es una grave patología mental que nunca ha sido reparada, y ni siquiera diagnosticada.

Esa intolerancia y esa violencia, ha sido implacable con las minorías, étnicas, de color y hacia las personas que optan por otro comportamiento sexual distinto al heterosexual. Cientos de homosexuales, transexuales, lesbianas y bisexuales no solo han sido discriminados por su condición, sino víctimas de esa violencia depredadora.

Los pocos derechos reconocidos gracias a sus luchas, pero en especial a los partidos políticos progresistas no son suficientes para detener esa horda de fanáticos y retrógrados que ven a estas personas como si fueran los demonios de la Edad Media.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

La unión civil o matrimonio igualitario entre parejas del mismo sexo ha constituido un logro monumental, pero siempre que se casan estas parejas son víctimas de mofa, chistes destemplados y hasta persecución por parte de fanáticos religiosos que hoy son más peligrosos que los mismos actores armados.       

Por eso celebramos con júbilo el ejemplo de dos mujeres públicas, la una alcaldesa de la capital de la república y la otra senadora, que hayan tomado la decisión de casarse para así bofetear esta sociedad oscurantista, que se viste de seda pero que continúa teniendo cerebro de mamíferos involucionados.

A %d blogueros les gusta esto: