INFORME ESPECIAL

Yeferson Polo Mejía se convirtió en testigo protegido dentro del proceso de Luis Gerardo Ochóa

Polo Mejía será ahora testigo de la Fiscalía. El imputado, logró un acuerdo con la Fiscalía, amparado en un principio de oportunidad. Polo Mejía, el mesero que supuestamente escuchó la llamada telefónica donde se daban instrucciones para eliminar al abogado Ochoa, permanece bajo protección de la Fiscalía

INFORME ESPECIAL

Yeferson Polo Mejía, el hombre que sirvió de señuelo para matar al abogado laboyano, Luis Gerardo Ochoa, quedó en libertad. El beneficio fue otorgado por un juez de garantías de Pitalito por petición expresa de la Fiscalía.

El imputado, de 25 años, quien supuestamente escuchó una conversación telefónica donde se impartían instrucciones para perpetrar el homicidio, salió intempestivamente de la cárcel de Neiva, donde llevaba 21 meses, privado de la libertad.

El supuesto testigo, quien fungía como mesero de confianza de Mauricio Parra Rodríguez, uno de los presuntos determinadores, se entrevistó horas antes de su muerte con el abogado Ochoa Sánchez.

Los dos acordaron una cita en su oficina para que lo representara en el mismo proceso que tramitaba por las anomalías en la ciudadela ‘La voz de Dios’.

AMIGAS Y AMIGOS POLÍTICOS AQUÍ HAY UN ESPACIO PARA SU PUBLICIDAD. LLAMA YA AL 3204002929

La cita mortal

Ochoa lo estaba esperando en su oficina como lo pactaron telefónicamente. Esa cita fue una coartada, planeada con anticipación para asegurar la presencia del abogado, pero ante todo, para facilitar el ingreso del sicario a su despacho en la ‘casa quinta’, a pocos metros del palacio de justicia. Mientras eso ocurría, en la zona rosa, en el barrio Solarte, los gatilleros departían tranquilamente esperando la señal para “hacer la vuelta”.

Esa cita se cumplió el 6 de abril de 2017. Polo Mejía llegó entre las 5:30 y las 6:00 de la tarde. Detrás ingresó el sicario, quien portaba una pistola 7.65. El gatillero le propinó cuatro impactos. El crimen se planeó, según la Fiscalía, en la terraza del hotel Gran Plaza de Pitalito en febrero de 2017.

Edgar Núñez (‘El Pastor’), en plena reunión, recibió una llamada telefónica, supuestamente del alcalde Rico Rincón.  La llamada, registrada a mediados de marzo, estaba relacionada con el crimen.

Esa versión, según la Fiscalía, la entregó Jefferson Polo Mejía, quien se encontraba en el sitio de la reunión en calidad de mesero de confianza de Mauricio Parra Rodríguez, investigado además por lavado de activos. Sin embargo, no aparece en los elementos probatorios evidencias físicas ni soporte adicional ni registros sonoros para determinar la veracidad de la versión entregada por el testigo.

Polo Mejía fue capturado por la Policía en  Tumaco (Nariño), donde se escondía, el 6 de diciembre de 2017. El 12 de diciembre la Jueza Séptima Penal Municipal le impuso medida de aseguramiento. El detenido no se allanó a cargos. Desde entonces permanecía privado de la libertad en la cárcel de Neiva.

Testigo protegido

Polo Mejía, quien se había retractado, según versión en poder del diario LA NACIÓN del Huila, será ahora testigo de la Fiscalía. El imputado, logró un acuerdo con la Fiscalía, amparado en un principio de oportunidad. Polo Mejía, el mesero que supuestamente escuchó la llamada telefónica donde se daban instrucciones para eliminar al abogado Ochoa, permanece bajo protección de la Fiscalía.

Según fuente judiciales, el nuevo ‘testigo estrella’, será uno de los soportes que presentará la Fiscalía para la acusación contra el alcalde Rico Rincón. La audiencia ya fue solicitada y podrá citarse de un momento a otro.

Pendiente acusación

El escrito de acusación fue radicado el 18 de diciembre de 2017. La audiencia fue instalada el 6 de abril de 2018. Ese mismo mes se decretó la primera conexidad de los procesos. El 28 de marzo de 2019 se conexó con el proceso separado que se adelantaba contra el gerente de la constructora.

Desde entonces se ha intentado realizar la audiencia preparatoria que sigue ‘empantanada” en parte por las acciones judiciales emprendidas por la bancad de la defensa, pero también, por la debilidad probatoria por parte de la Fiscalía.

Vencimiento

Polo Mejía, quien permanecía detenido en la cárcel del distrito judicial de Neiva, había solicitado desde junio pasado su libertad por vencimiento de términos.

La solicitud fue tramitada por el Juzgado Primero Penal Municipal de Pitalito. La audiencia prevista para el 19 de junio fue aplazada por inasistencia de la Fiscalía. Aunque fue reprogramada para el 29 de junio, fue aplazada nuevamente. El juez se declaró sin competencia, considerando que el acusado estaba detenido en Neiva.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

No obstante, el Tribunal Superior de Neiva le asignó a ese despacho la competencia para tramitar la solicitud de libertad.  Los demás detenidos, también solicitaron la libertad por vencimiento de términos.

Libertades

Polo Mejía no es el primero que queda en libertad. Stiwar Sterling Santacruz, el hombre que coordinó, según la Fiscalía,  el crimen de Ochoa salió de la cárcel de Pitalito a finales de febrero de este año. El imputado de 24 años, supuestamente, fue el encargado de contratar a los sicarios. Eduardo Villanueva, el primer condenado por el crimen, declaró ante la Fiscalía que Sterling Santacruz, fue quien lo contactó. “Él es el que contrata, el que arregla precios y le paga”.

Además, fue el encargado de conducir el vehículo en el que huyó Villanueva Murcia, quien servía de ‘campanero’ a pocos metros del lugar donde se perpetró el crimen.

Eduardo Villanueva Murcia, (alias ‘Boleta’), confesó su participación y fue condenado en sentencia anticipada en virtud de un preacuerdo con la Fiscalía refrendado el 23 de noviembre de 2017. Además, comprometió a los demás capturados en el complot para eliminar a Ochoa Sánchez.

A pesar de los peligros que representa para la sociedad, el Juez Tercero Penal Municipal de Pitalito con funciones de control de garantías, sorpresivamente, le sustituyó la medida preventiva y le concedió la detención domiciliaria. Además, le impuso una caución prendaria equivalente a un salario mínimo para hacer efectiva la sustitución.

El mismo juez de garantías, le otorgó idéntico beneficio al comerciante Mauricio Ortiz Parra el 7 de junio de 2019, argumentando múltiples inconsistencias y debilidad probatoria por parte de la Fiscalía.

No obstante, un juzgado penal del Circuito de Garzón revocó el beneficio el 25 de junio pasado. Ortiz Parra, regresó a prisión.

Alcalde libre

El Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Neiva revocó el 11 de febrero de 2019 la medida de aseguramiento proferida contra el mandatario laboyano Miguel Antonio Rico Rincón imputado como supuesto determinador.

La juez Paola Andrea Ochoa García argumentó que la imputación se basó en “meras especulaciones”. Desde entonces la audiencia de acusación se ha venido aplazando sucesivamente mientras los términos están vencidos.

El abogado bogotano César Sierra Avellaneda, gerente de la constructora Soginco, encargado de la construcción del complejo arquitectónico, también recobró su libertad, en mayo pasado, por vencimiento de términos.

El proceso, inexplicablemente estancado, sigue ‘enredado’. Varias acciones judiciales, incluidas nulidades, cambio de radicación, desacatos, acciones disciplinarias y vencimiento de términos, acechan en arenas movedizas.

Información tomada por cortesía del diario LA NACIÓN del Huila.