EL CORRILLO

Al Pericongo se sumó El Quimbo, y sigue el embuste del gobierno. Lea EL CORRILLO

Como en el cuento de Pinocho, el viceministro se toca la nariz a cada rato durante el transcurso de la reunión en señal de nerviosismo, o para constatar que esa parte de su rostro no aumenta su tamaño, mientras el gobernador finge leer y anotar en papeles, viendo de reojo a los asistentes y seguramente cavilando qué mentira construir, como lo ha demostrado en estos largos tres años y siete meses de su mandato

EL CORRILLO

Cuando se vislumbraba una luz mortecina para solucionar la vía El Pericongo, al menos a comienzos del año 2020, ahora nació otro monstruo mucho más “chucaro” que amenaza con terminar de acabar la única vía nacional que desembotella al departamento del Huila con el oriente, sur y occidente del país.

Mientras tanto, la clase política, comenzando por los ejecutivos del gobierno nacional y departamental, guiñan el ojo el uno al otro para ver qué embuste se inventan para amortiguar la poca inconformidad del sumiso pueblo huilense, en un momento coyuntural donde todos los politiqueros quieren sacar réditos electorales, y no perder sus espacios políticos y de poder.

¿DESEA QUE LIMPIEN SU CASA, APARTAMENTO O EMPRESA? ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Instalación de la veeduría de la Ruta 45

El pasado 14 de julio se reunieron en Pitalito el viceministro de Transporte Manuel Felipe Gutiérrez, y el gobernador del Huila Carlos Julio González Villa, para conformar la veeduría de la Ruta 45, es decir de la vía Neiva-Pitalito- Santana, en cuya vía está el grave problema de El Pericongo.

Como en el cuento de Pinocho, el viceministro se toca la nariz a cada rato durante el transcurso de la reunión en señal de nerviosismo, o para constatar que esa parte de su rostro no aumenta su tamaño, mientras el gobernador finge leer y anotar en papeles, viendo de reojo a los asistentes y seguramente cavilando qué mentira construir, como lo ha demostrado en estos largos tres años y siete meses de su mandato.

Y como era de esperarse, el coro de aplausos no dudó en creer en el embuste dicho por el delegado del alto gobierno y del marrullero mandatario regional.

Se conformó el comité de veeduría, pero seguramente tendrán que esperar muchos meses para ver, si es que ven lo que nadie puede ver, y lo que seguramente no se verá a corto plazo: el arreglo definitivo de la vía El Pericongo.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Toda esta pantomima la hacen estos maestros de la politiquería, solo porque estamos a las puertas de las elecciones de octubre, y el gobierno nacional con sus candidatos del Centro Democrático quieren no perder lo que no se han ganado, mientras el gobernador desea conservar lo que tampoco ha logrado con su fallido mandato.

Los políticos observan aburridos desde la barrera

Al acto asistieron varios políticos de todos los partidos, pero la gran mayoría mostraron rostros aburridos porque saben a conciencia el embuste de los dos representantes del ejecutivo y porque allí nada se decidió, ni pudieron salir a sacar pecho como en otras ocasiones, donde se disputan un metro de cemento fundido.

Observamos al ingeniero Javier Valderrama Yagüe, con una sonrisa burlona, maliciosa, como interpretando la sarta de mentiras. Él, como profesional de la ingeniería civil sabe que no es fácil engañar en estos temas de construcción, donde la madeja jurídica contractual impide cualquier avance; la diputada Sandra Hernández mira con cara brava porque se están cayendo sus promesas electoreras de ver la vía Pericongo arreglada y poder así presentarse como la heroína que en una fría madrugada se encadenó en la Plaza de Bolívar para reclamar la reparación de la vía. Claro que a ella y al gobernador les fue bien pues lograron que Invías desembolsara 20 mil millones de pesos para, supuestamente “reparar” vías alternas. Todavía estamos esperando que esa inversión se vea reflejada en la realidad y no sea otro embuste peor; por su parte, el diputado Orlando Ibagón, arrullado por los discursos baratos, y curtido de oír mentiras, fue arrullado por la somnolencia y sueña con mantener su escaño en la asamblea. Los demás asistentes observan con rostros cansados y aburridos, pero siguen oyendo las marrullas.

En otro ángulo, vemos al polémico Andrés Valbuena Guarnizo con la trompa larga, no obstante que el viceministro es uribista; el aspirante por el Centro Democrático a la asamblea departamental, Ricardo Ayerbe González, también aprieta su rostro como haciendo apología a Jair Bolsonaro, mientras los demás presentes también observan de mal humor.

El Quimbo, y la otra pata que le nació al cojo

Y para completar el pobre panorama del tercer departamento más pobre de Colombia, con un mandato fallido pues durante el cuatrienio de Carlos Julio González Villa, no solo no creció económicamente la región, sino que decreció por debajo del 0%, el pasado jueves 18 de julio, las secuelas de la presa de El Quimbo comenzó a mostrar sus desastres. Un tramo de la vía se derrumbó, quedando incomunicado el centro y sur del departamento.

También le interesaría leer:

https://svcnoticias.com/2019/07/18/las-primeras-secuelas-del-quimbo-media-banca-de-la-via-nacional-se-derrumbo/

El primero en llegar a ver el alud fue el mandatario regional, quien de inmediato minimizó el daño diciendo que Emgesa arreglará la vía lo más pronto posible.

Sin embargo, EL CORRILLO consultó a expertos en ingeniería civil y abogados conocedores del derecho administrativo para saber el marco jurídico en que se encuentra esta vía en materia contractual, y los más optimistas dicen que puede solucionarse en seis meses, y no en semanas como lo afirma el mandatario marrullero.