NOTICIAS JUDICIALES

De dos balazos una mujer mató a su esposo porque la maltrataba, en Teruel (Huila)

La Fiscalía acusó a Mayerly Montilla Caliz de haber asesinado al esposo Azarias Chila Sánchez. La mujer y su abogado llegaron a un preacuerdo con la Fiscalía en el que pagaría 76 meses de prisión. Se le reconoció la ira e intenso dolor”, manifestó el defensor de la mujer.

NOTICIAS JUDICIALES

En suspenso quedó la pena de seis años y cuatro meses de prisión, que ‘negoció’  Mayerly Montilla Caliz con la Fiscalía, luego de aceptar que asesinó a su esposo, Azarias Chila Sánchez, con quien se encontraba en proceso de divorcio, en el municipio de Teruel.

La decisión de avalar o negar en segunda instancia el preacuerdo que suscribió la procesada y su abogado Leonel Quijano con el Fiscal Segundo Seccional de la Unidad de Vida quedó en manos del Tribunal Superior de Neiva, tras no ser aprobado por la Jueza Primera Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento.

¿DESEA QUE LIMPIEN SU CASA, APARTAMENTO O EMPRESA? ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

El fiscal en la imputación de cargos, el 21 de enero de 2019, le endilgó a Mayerly los delitos de homicidio agravado, porte ilegal de armas y hurto, tras su presunta responsabilidad en el asesinato de su esposo el 30 de noviembre de 2018 en el supermercado ‘Fruver Plaza’ de su propiedad, ubicado en el barrio La Candelaria.

Sin embargo, en la acusación el delegado de la Fiscalía no acusó a la mujer del delito de hurto, al señalar que no tenía pruebas de que hubiera ocurrido y adelantó el preacuerdo con los cargos de homicidio y porte de armas, quedando la pena  en 456 meses de prisión y con la rebaja de la sexta parte y reconocerle la ira e intenso dolor quedó finalmente la pena en 76 meses de prisión.

Esa modificación en los delitos llevó a la jueza a improbar el preacuerdo, al señalar que al haber una variación en la imputación esa no era la pena.

La decisión de la togada fue apelada por el fiscal, el procurador judicial y el abogado Quijano, quien manifestó que el fiscal puede hacer la variación jurídica de los hechos y  por estricta tipicidad puede prescindir de un tipo penal en el caso no hay pruebas de que el “homicidio se haya cometido para consumar un hurto por cuanto los dineros que allí habían también eran de Mayerli pues aun no habían hecho la liquidación de la sociedad marital”.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Agregó el defensor que si en la imputación se le endilgó el delito de hurto en el preacuerdo no puede estar incluido por cuanto este delito no existe en este caso. “Por eso se aceptó el homicidio y el porte. La imputación puede ser modificada por el fiscal en la acusación dependiendo de las pruebas con las que cuente. Y el escrito de preacuerdo hace las veces de escrito de acusación. Luego la juez se equivoca al negar el preacuerdo porque el fiscal no incluyó el hurto”.

La golpeaba

Luego de veinte años de matrimonio y un hijo en común, la pareja de esposos Mayerly  y Azarias, comenzó a tener problemas de convivencia por el comportamiento “grotesco y dominante” de él hacia su mujer, dijo la Fiscalía.

Las investigaciones permitieron a las autoridades establecer que el hombre de mal genio siempre imponía su voluntad de forma que “lindaba con el maltrato psicológico hacia su pareja…” y como si fuera poco hubo una infidelidad por parte de él que llevó la relación a una crisis.

Ante la infidelidad, Azarias vivía en una habitación que había al fondo del establecimiento comercial que tenía y Mayerly en la vivienda. “No dormían bajo el mismo techo, pero diariamente se veían porque ella continúo trabajando en el negocio familiar mientras se separaban de bienes”, señaló el fiscal.

El trágico episodio ocurrió el 30 de noviembre de 2018 hacia las 12:30 del mediodía, cuando la pareja quedó sola en el supermercado, luego de que los empleados se fueran a almorzar. Hubo una discusión entre la pareja y en ese momento Mayerly tomó el revólver de Azarias y le propina dos balazos, causándole graves heridas que le ocasionan la muerte en segundos.

La mujer se va del lugar hacia su casa, llevándose el revólver y 120 millones de pesos en efectivo producto de la venta de que hizo su esposo de una granja. “Guardo el dinero en la casa”. Minutos después regresa al establecimiento comercial mostrándose “ajena a lo sucedido”.

Información tomada por cortesía del diario LA NACIÓN del Huila.