NOTICIAS SOCIALES

Siete años de felicidad

Los hijos son la prolongación de nuestros génes, la constante evolución de la vida y la perpetuación de la raza humana en nuestro planeta. Es la continuación de esa memoria de nuestra sangre para que se repita indefinidamente en el tiempo

NOTICIAS SOCIALES

Con mi hijo Santiago Villarreal Castiblanco y Derly Patricia Castiblanco Fajardo

Creo que no existe felicidad más grande y sublime que aquella que nos prodigan nuestros hijos. Por eso los seres humanos nos esmeramos para buscar recursos y poder satisfacer las necesidades básicas, y otras que no lo son tanto, de nuestros descendientes.

Los hijos son la prolongación de nuestros génes, la constante evolución de la vida y la perpetuación de la raza humana en nuestro planeta. Es la continuación de esa memoria de nuestra sangre para que se repita indefinidamente en el tiempo.

Santiago con Jorge Hernán, su hermano mayor

Un domingo 15 de abril, a las diez de la mañana, la vida me regaló un bello ángel que desde entonces ha llenado de felicidad nuestro hogar. Nada más maravilloso que estar a su lado, compartiendo sus alegrías, mitigando sus tristezas, tolerando sus pataletas, y jugando con lo que a él le gusta. Volví a ser niño junto a él, y es motivo de mi esfuerzo y el de mi esposa para verlo crecer, ayudarlo a estudiar, y buscar lo mejor para él.

Lucy Fajardo, la abuela de Santiago

Hoy 15 de abril, celebramos sus siete años, con sencillez, pero con el lujo puesto en nuestra mente para verlo feliz. Gracias Santiago por enaltecer mi vida, la de su mamá y sus hermanos. Gracias a Derly Patricia por regalarme lo mejor del mundo. Y gracias a la vida por esta dicha inigualable.

Santiago con su tía Laura Valentina y Antony, otro maravilloso regalo de la vida

Santiago con su prima Mariana Rendón Fajardo