NOTICIAS JUDICIALES

Familia del periodista Nelson Carvajal recibirá reparación de parte del estado

Por parte de la familia, Judith Carvajal, una de las hermanas del periodista, expresó que "la voz de Nelson no se quedó callada como lo pretendieron quienes cometieron delito". Judith estará acompañada por otros 17 familiares de Nelson Carvajal, entre ellos sus padres Ana Francisca Carvajal y Jairo Carvajal Cabrera, en el acto que se efectuará el viernes 29 de marzo

NOTICIAS JUDICIALES

La reunión semestral de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que empezará el viernes en Cartagena, Colombia, resalta un hecho inédito en la historia de la organización: la celebración del “Acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional” por parte del gobierno de Colombia con el objetivo de reparar ineficiencias e injusticias en torno al caso del periodista Nelson Carvajal Carvajal, asesinado en 1998.

El acto de reparación se estableció en la sentencia del 13 de marzo de 2018 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que ordenó, entre otras medidas, la ceremonia pública “con el fin de reparar el daño causado a la víctima y de evitar que hechos como los de este caso se repitan”.

El fallo agrega que en la ceremonia se “deberá hacer referencia a las violaciones de derechos humanos declaradas” en la sentencia, relativas a las garantías judiciales, a la integridad personal y de protección de los familiares, algunos de los cuales se vieron forzados a abandonar el país debido a amenazas.

Por parte de la familia, Judith Carvajal, una de las hermanas del periodista, expresó que “la voz de Nelson no se quedó callada como lo pretendieron quienes cometieron delito”. Judith estará acompañada por otros 17 familiares de Nelson Carvajal, entre ellos sus padres Ana Francisca Carvajal y Jairo Carvajal Cabrera, en el acto que se efectuará el viernes 29 de marzo.

En nombre de la familia, Judith agradeció al Estado Colombiano porque con el acto de reconocimiento se “está empezando a dar cumplimiento a la sentencia”.

Agregó que “esperamos que continúe dando cumplimiento real al resto de lo ordenado por la Corte y que no se quede esta ceremonia solo en un acto de imagen pública para dar la sensación de haber cumplido”.

El caso fue investigado en 2002 por la SIP y desde entonces le dio seguimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La Robert F. Kennedy Human Rights, con sede en Washington DC, se unió a la representación legal del caso ante la Corte IDH en 2015.

La presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, directora del diario El País de Cali, Colombia, dijo que “estamos complacidos que después de tantos años de buscar justicia por el caso de Nelson y sus familiares, seremos testigos y parte de un acto en el que se reconocerá la necesidad de procurar justicia para que situaciones como estas no vuelvan a ocurrir”.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Por su parte, Kerry Kennedy, presidenta de Robert F. Kennedy Human Rights, expresó que “el primer paso para corregir los errores del pasado y crear un cambio duradero es reconocer dichos errores. Asimismo, la mejor manera de comenzar a sanar las heridas es pidiéndole perdón a quienes las han sufrido. Recibimos con mucho agrado la muestra de voluntad del Estado colombiano de reconocer su responsabilidad en el caso del periodista Nelson Carvajal. Es un gesto importante, no solo para la familia Carvajal sino para la libertad de prensa en Colombia”.

Apartes de la sentencia

En la Sentencia notificada el día 6 de junio de 2018, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) encontró al Estado de Colombia responsable por la muerte del periodista Nelson Carvajal Carvajal en lo que respecta el derecho a la vida de Carvajal Carvajal, el Tribunal observó que no cabe duda sobre el hecho de que su muerte se encuentra vinculada con su labor de periodista. Además, su fallecimiento se inscribe en un contexto generalizado de impunidad por los homicidios de periodistas que ocurrían en Colombia. En ese sentido, la investigación inadecuada del homicidio constituye, en sí misma, una violación a la obligación de garantizar el derecho a la vida de Carvajal Carvajal. Por lo tanto, la Corte IDH resolvió que el Estado colombiano es responsable por la falta al deber de garantía del derecho a la vida del periodista asesinado.

La Corte IDH también consideró responsable al Estado por la violación al derecho a las garantías judiciales por las investigaciones de ese hecho, por la violación al derecho a la integridad personal y de protección de los familiares de la víctima directa. Además, el Tribunal consideró a Colombia responsable por la violación de los derechos de circulación y residencia de algunos de los familiares del señor Carvajal Carvajal que se vieron forzados a salir de su lugar de residencia habitual en razón de la situación de riesgo que soportaban y el temor que sentían.

En dicho sentido, la Corte IDH ordenó diversas medidas de reparación al Estado. Entre otras disposiciones, mandó a Colombia que publique la Sentencia; que continúe con las investigaciones y procesos judiciales en curso; que realice un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional; que brinde el tratamiento psicológico o psiquiátrico a las víctimas; que remita al Tribunal los informes periódicos que envía a los organismos especializados de la OEA y de las Naciones Unidas, relacionados con las medidas implementadas para la prevención y protección de los periodistas en Colombia; que garantice las condiciones de seguridad adecuadas para que los familiares de Carvajal Carvajal puedan retornar a su país de origen; y que pague las cantidades fijadas en la Sentencia por concepto de daño material e inmaterial, así como las indemnizaciones para los tratamientos psicológico o psiquiátrico de los familiares de Carvajal Carvajal que se encuentran viviendo fuera de Colombia y que así lo soliciten.

La composición de la Corte para la emisión de dicha sentencia correspondió a los jueces: Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, Presidente; Eduardo Vio Grossi, Vicepresidente; Elizabeth Odio Benito, Jueza, Eugenio Raúl Zaffaroni, Juez, y L. Patricio Pazmiño Freire, Juez. Presente, además el Secretario Pablo Saavedra Alessandri y la Secretaria Adjunta Emilia Segares Rodríguez. El Juez Humberto Sierra Porto, de nacionalidad colombiana, no participó en la tramitación del caso ni en la deliberación y firma de la Sentencia de conformidad con el artículo 19.1 del Reglamento de la Corte Interamericana. Además, el Juez Roberto F. Caldas, por razones de fuerza mayor aceptadas por el Pleno, no participó en la deliberación y firma de la Sentencia.

Quién era Nelson Carvajal Carvajal

El periodista laboyano nació en la Inspección de Guacacallo el 16 de agosto de 1961, en el municipio de Pitalito al sur del departamento del Huila, culminó sus estudios profesionales como licenciado en Ciencias Religiosas y Ética en el Instituto Universitario Juan Castellano.

Se inició como docente en 1981 y como periodista en 1986, continuó su carrera como redactor del noticiero Momento Regional de la Emisora Radio Sur, afiliada a RCN Radio y fue concejal del municipio de Pitalito para los periodos 1992-1994-1995-1997.

Hechos

Eran las seis de la tarde del 16 de abril y Nelson salía de la escuela con las manos aún empolvadas por la tiza blanca, orgulloso de su labor de todos los días  al ver crecer a tantos niños y niñas con su dirección y ejemplo.

Llevaba en la cabeza el noticiero del día siguiente, Nelson era maestro, pero también periodista, tal vez el más frentero y determinado que ocupó alguna vez los micrófonos de Radio Sur; la gente, los amigos, le preguntaban que si no tenía miedo, él decía que no, que prefería morir antes que vivir arrodillado ante la corrupción.

Eran épocas difíciles para Pitalito, la corrupción y el engaño estaban a la orden del día y Nelson  no tenía miedo de denunciarlo. Esa tarde que el periodismo laboyano nunca olvidará, Nelson Carvajal caminaba cuidadoso, sacó las llaves de su motocicleta Honda del bolsillo y la encendió emprendiendo el camino a casa, le hizo una seña con la mano al portero de la escuela, este le respondió con otra y a sus espaldas el gran portón de hierro oxidado por el paso del tiempo se cerró sin saber que para él, se cerraría  para siempre.

Siete disparos cegaron su vida

No había conducido ni una cuadra cuando un desconocido apuntó su arma contra uno de los hombres más queridos y respetados de Pitalito. Siete disparos cegaron su vida.  Cuentan que ese día estaba nervioso, no quiso llevar a su hermana a la casa, Nelson sabía que lo iban a matar. Y así fue.

Años de impunidad

Desde que pasaron los hechos, nadie que lo haya conocido puede superar su muerte, era un periodista frontal y controvertido y un amigo incondicional. Apoyado por el entonces dueño de Radio Sur, Don Manuel Castro Tovar. Nelson hacía periodismo en defensa de los intereses comunitarios y reclamaba transparencia en las actuaciones de los funcionarios públicos.

Varias de sus investigaciones fueron sobre la corrupción política en el municipio de Pitalito y el departamento del Huila. Pero también trabajaba con ahínco en su otra labor, la de docente,  había fundado unos años atrás la escuelita del barrio Los Pinos, esa misma que hoy en su honor lleva su nombre; Don Rafael Chaux, uno de sus más grandes amigos y cercanos colaboradores habló así de Nelson Carvajal: “los recuerdos de Nelson son los de un amigo y compañero ejemplar, que siempre nos dio la mano y con quien trabajamos muy unidos siempre, fue el compañero leal, el amigo que uno siempre quiere tener y que lamentablemente falleció en este terrible hecho  que las autoridades  colombianas han sido incapaces de esclarecer y determinar quiénes fueron los autores materiales e intelectuales de este atroz crimen”

Marino Salamanca, locutor de Momento Regional lo recuerda así: “por esos días siempre hacia denuncias relacionadas con las construcciones en Pitalito y también por la corrupción que existía en aquella época en la administración municipal, asumir la noticia de su muerte fue muy difícil porque a Nelson en la emisora lo queríamos más que a un compañero, lo queríamos como a un amigo, un hermano, y es muy difícil  aceptar y entender por qué se cometen crímenes así”.

Información tomada por cortesía del DIARIO DEL HUILA.