EL CORRILLO

¿Aprobará el concejo de Pitalito el POT? Lea EL CORRILLO

El ambiente en el cabildo laboyano no es el más propicio para aprobar la carta de navegación del municipio de Pitalito, si se tiene en cuenta la cantidad de investigaciones penales y disciplinarias que se llevan a cabo en distintas regiones del país por cuenta de la aprobación de estos POT

EL CORRILLO

Muy polémico ha resultado la implementación del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (P.O.T.) en el municipio de Pitalito, y todo indica que continuará siendo espinoso el tema para quienes corresponde estudiar, analizar y finalmente aprobar o negar, este documento que constituye la columna vertebral que guiará los destinos de la planificación del municipio para los próximos años.

Sede de la Universidad Nacional de Manizales

Tropiezos desde el comienzo

La comisión encargada del estudio y diseño del Plan de Ordenamiento Territorial proveniente de la Universidad Nacional de Manizales, contratada en el año 2014 por el entonces alcalde Pedro Martín Silva, elaboró el documento siguiendo la hoja de ruta para estos menesteres.

Posteriormente lo presentó a la Corporación Autónoma del Alto Magdalena (CAM) donde fue estudiado, seguramente con bastante minuciosidad porque duró mucho tiempo antes de entregarlo al Concejo Territorial de Planeación, órgano que objetó dicho documento a finales del año 2015, bajo el argumento de no contar con un Plan de Movilidad.

El entrante alcalde Miguel Antonio Rico Rincón, acogió dicho argumento, aunque el mismo no era vinculante, y resolvió que la comisión de la Universidad Nacional de Manizales debía volver a realizar algunos ajustes al documento original.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Nuevamente el documento fue objeto de un nuevo análisis por parte de dicha comisión y después de casi dos años, finalmente en el 2018 lo volvieron a entregar a la CAM para que allí volvieran a examinarlo y finalmente lo entregaran al Concejo Territorial de Planeación.

La administración municipal no le ha dicho a la ciudadanía laboyana cuanto costó el nuevo estudio realizado por la comisión de la Universidad Nacional de Manizales, pero algunos dicen que el monto fue bastante alto. Hemos solicitado a esta Universidad nos indique si hubo o no otro cobro al municipio de Pitalito, pero hasta la fecha no han respondido.

Después de pasar por el Concejo Territorial de Planeación, donde esta vez no lo objetaron por no incluir un Plan de Movilidad, pasó sin pena ni gloria a las oficinas de la Secretaría Municipal de Planeación, donde luego fue presentado al concejo de Pitalito, al comienzo de las sesiones ordinarias del mes de febrero.

El estudio del concejo municipal

Al llegar a esta corporación, el documento cumplió con los protocolos correspondientes como entregarlo a una comisión de estudio para luego pasar a la plenaria, y actualmente está en la etapa de socialización con la comunidad.

A decir verdad, en el concejo municipal muy pocos de sus miembros conocen de políticas públicas y eso hace que se encuentren con un documento, del que no tienen mucha noción sobre si tiene o no posibles inconsistencias, ni mucho menos cuentan con las herramientas indispensables que rezan las normas para argumentar objeciones al documento.

Se han limitado a socializar con la comunidad, que también ha sido muy pobre en sus aportes, primero por la falta de participación, y segundo porque tampoco cuentan con los suficientes argumentos sólidos para objetar alguna parte de su contenido.

Los únicos que han salido al paso a objetar algún artículo del P.O.T. han sido los ambientalistas, quienes argumentan que no se ha dejado explicita y concreta la prohibición de no permitir que en el territorio laboyano se haga explotación minera de ninguna índole, y mucho menos represas hidroeléctricas.

También han objetado el hecho de que la CAM no realizó un estudio minucioso para detectar todos los humedales existentes en áreas aledañas al perímetro urbano de la ciudad y solicitan modificar el artículo, y realizar un nuevo estudio sobre esa materia.

La directiva del concejo convocó un cabildo abierto, que fracasó por la poca participación de la ciudadanía. EL CORRILLO conoció que se está proyectando un nuevo cabildo abierto, donde seguramente harán una amplia convocatoria para que esta vez la comunidad asista y haga debates sobre el estudio.

Nerviosismo de los concejales

EL CORRILLO también se ha enterado que existe un gran nerviosismo en un sector de concejales, y que estarían dispuestos a no aprobar el documento final para no tener más adelante dolores de cabeza con la avalancha de demandas que desde ya se anuncian, si aprueban el P.O.T.

Y aunque esta corporación tiene un asesor jurídico que los orienta, que a decir de expertos en derecho administrativo no es el mejor debido a su inexperiencia en esta materia, y porque dicen otros ha sido nominado más por conveniencias políticas, muchos de ellos no confían demasiado en este joven abogado.

Sin embargo, EL CORRILO se enteró que el asesor les ha advertido sobre algunas presuntas inconsistencias, si aprueban el documento final, aspecto que los ha puesto aun más nerviosos, al menos a algunos de ellos.

El ambiente en el cabildo laboyano no es el más propicio para aprobar la carta de navegación del municipio de Pitalito, si se tiene en cuenta la cantidad de investigaciones penales y disciplinarias que se llevan a cabo en distintas regiones del país por cuenta de la aprobación de estos POT, que a decir de la Fiscalía General de la Nación y de la Procuraduría General de la Nación, están permeados de presuntos actos de corrupción. Dicen los que saben que el de Pitalito no es la excepción.

Concejo no aprobaría el POT

De acuerdo a un sondeo realizado por periodistas de EL CORRILLO, todo parece indicar que el concejo de Pitalito, por lo menos una mayoría de sus miembros, sino todos, no aprobarán finalmente este documento y el mismo será devuelto al ejecutivo laboyano.

¿Lo expedirá el alcalde por decreto?

De no aprobarlo el concejo de Pitalito, como parece ser lo más seguro, queda en manos del alcalde Miguel Antonio Rico Rincón, la potestad de ponerlo en marcha mediante decreto ejecutivo como lo contempla la ley.

Sin embargo, el momento histórico que atraviesa el alcalde no es el más propicio para que dicte y firme este decreto.

Recordemos las múltiples denuncias penales que afronta el burgomaestre laboyano, incluyendo una por su presunta participación en el homicidio del abogado Luis Gerardo Ochóa Sánchez, coincidencialmente cuando este profesional del derecho hacía objeciones a las violaciones al actual P.O.T., con la fracasada construcción de la ciudadela La Voz de Dios.

A esto hay que sumar una denuncia que desde el año pasado interpusieron los damnificados de la Voz de Dios y de la constructora SOGINCO a la Fiscalía General de la Nación, por varios presuntos delitos a saber: captación ilegal de dinero, estafa, concierto para delinquir y abuso de confianza, contra los directivos de la Voz de Dios que actualmente están en la cárcel, y otros que están libres, contra el señor Mauricio Parra Rodríguez, y contra el propio burgomaestre laboyano.

Y para rematar, en el mes de febrero de este año, el señor Franklin Arandia Perdomo y otros de sus socios, interpusieron una denuncia penal contra el alcalde de Pitalito Miguel Antonio Rico Rincón, por el presunto delito de falsedad ideológica en documento público, relacionada con la Resolución 098 de 2017, por la cual se otorgó una licencia para la subdivisión de un lote rural y construcción de la ciudadela Portal del Sol en la vereda Bajo Solarte de este municipio.

Si bien estas denuncias seguirán su curso normal y sobre ellas no podemos conjeturar que prosperen, sí constituye un dolor de cabeza para el burgomaestre laboyano, que tiene que estar permanentemente contratando abogados para que lo defiendan, y ante todo porque todas giran en contexto a presuntas violaciones al actual Plan de Ordenamiento Territorial.

No creemos que el señor alcalde se arriesgue a terminar su mandato y salir de la administración, para continuar en el tortuoso camino de seguir visitando los estrados judiciales, respondiendo por actos que puede evitar.

En ese orden de ideas, no está propicio el terreno para que el alcalde expida un decreto que ponga a funcionar el nuevo P.O.T., el cual es sindicado de presuntos actos de corrupción desde su elaboración y estudio, está siendo cuestionada su etapa de socialización y estudio en el concejo, y amenaza con ser demandado si es aprobado y/o expedido por decreto.

EL CORRILLO cree que este documento del P.O.T, que ha sufrido tantos reveses y ha sido objeto de dos estudios, tanto por los sabios de la Universidad Nacional de Manizales, por la CAM, y por el Concejo Territorial de Planeacaión, terminará en la gaveta del despacho de la alcaldía, o de la Secretaría de Planeación Municipal, a la espera de que el nuevo alcalde le de otro aliento para ponerlo en marcha.