región

Las marchas propiciadas por los estudiantes fueron ilegales, dice secretario de educación de Pitalito

Vuelvo a ratificar que la marcha propiciada por los estudiantes del colegio Montessori, los días martes y miércoles de la semana pasada, fueron manifestaciones pacíficas, que no siguieron el debido proceso

REGIÓN

Mediante un extenso comunicado de prensa, el cura Youtuber Elías Bermeo Anturí, secretario de educación municipal de Pitalito, replicó la carta emitida por el presidente de la Fundación para la Promoción de los Derechos Humanos de Pitalito, Emiro Bravo Muñóz, donde manifiesta su preocupación por la actitud tomada por el cura con relación a las marchas pacíficas de algunos estudiantes de la Institución Educativa Montessori de esta ciudad.

Bermeo Anturí, se ratifica en su posición de considerar que la marcha pacífica realizada por los estudiantes, fue a la luz del derecho, “ilegal” y expone sus argumentos jurídicos para hacer la defensa de su postura.

Remata su comunicado con un hecho inedito por parte de los servidores públicos del país, y es su exposición de los títulos académicos obtenidos a través de su vida, aspecto que solo es requerido por los empleadores cuando solicitan el perfil de las personas.

A continuación el texto del comunicado:

Respetados señores periodistas, comunicadores y representantes de medios de comunicación, muy buenos días.

Hace algunos días fue emitido un comunicado a la opinión pública firmado por el reconocido abogado Emiro Bravo Muñoz, en su calidad de presidente de la Fundación para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos- seccional Pitalito- haciendo referencia a “la posición asumida por el Secretario de Educación del Municipio de Pitalito, el presbítero Elías Bermeo Antury, en relación a la manifestación pública y pacífica realizada…por estudiantes de la Institución Educativa Montessori”.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

En virtud de lo anterior, el secretario de educación de Pitalito Elías Bermeo Antury ha emitido el siguiente comunicado en respuesta al señor abogado Emiro Bravo Muñoz.

Respuesta al Señor Presidente Emiro Bravo, de la fundación para la promoción y defensa de los derechos humanos, seccional Pitalito.

Paz y Bien.
Le escribo estas líneas como respuesta a su comunicado, donde señala que se encuentra preocupado por mi afirmación: “El procedimiento fue totalmente ilegal”. Haciendo referencia a la manifestación pública y pacífica, el día martes y miércoles, realizada por los estudiantes del colegio de Montessori.

En su escrito en el renglón seguido, usted recuerda la libertad de expresión, promulgada en la carta magna de los derechos humanos, los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes y la constitución Colombiana. Y posteriormente, usted en nombre de la fundación que representa me hace un llamado, a que “me empodere de mi cargo, como secretario de Educación”.

Teniendo presente el contexto anterior, me permito argumentar mi afirmación: “el procedimiento fue totalmente ilegal”. Con esta premisa, yo no indicaba que estuviera negando el derecho a la libertad de expresión de los adolescentes, derecho fundamental que toda persona tiene y que he estudiado y promuevo en mi discurso y praxis diaria, pero sí rechazó la manera contundente del debido procedimiento de esta manifestación pacífica, que realizaron los estudiantes de la Institución Educativa Municipal Montessori.

Permita recordarle, algunas orientaciones que establece el derecho en Colombia, para realizar alguna marcha, manifestación o plantón pacifico , se hace necesario seguir algunos ordenamientos jurídicos: primero, se deben agotar primero, todos los canales de comunicación. Es decir, la señora persona o el personero, debe escuchar las quejas de la comunidad estudiantil y direccionar ante los docentes y rector de la Institución Educativa, mediante solicitudes buscando garantizar el derechos de los estudiantes; segundo, si el representante estudiantil, considera que sus peticiones no han sido escuchadas, tendrá la obligación de apelar ante el consejo directivo y/o junta de padres de Familia, el procedimiento o las decisiones del rector; 3, agotados los anteriores recursos, del punto uno y dos, se puede establecer la movilización para manifestar y exigir sus peticiones.

Ahora bien, para realizar el punto 3, donde la constitución colombiana da la posibilidad de la marcha, expresando su derecho a la libertad de expresión , la ley establece algunas consideraciones: 1, las personas que van a marchar, en este caso los estudiantes, deberán tener permiso por parte de la administración municipal y directivas de la Institución Educativa (además en el caso de los estudiantes, el permiso de los padres de familia). Este permiso debe ser oficiado 48 horas antes del evento, en la secretaría de Gobierno Municipal . Ahí, se debe establecer el motivo, fecha y hora del evento; ser firmado por tres personas adultas. Posteriormente, la secretaría de gobierno tendrá 24 horas para definir, confirmar o modificar el recorrido. De no recibir respuesta, se considera que la marcha ha sido aprobada. Según como lo establece el Artículo 37 de la constitución política de Colombia de 1991.

Estos lineamientos que la ley establece es garantizar que la marcha, logre ser desarrollada de manera segura y así, como representantes del gobierno nacional se pueda garantizar la protección a la integralidad física a los menores de edad . A la vez, la marcha o la manifestación pacífica debe estar acompañada por los diferentes órganos de control y de seguridad, como son bomberos, defensa civil, cruz roja, etc, para establecer y planear cualquier riesgo o eventualidad que pueda poner en peligro la vida de cualquier menor de edad y persona.

En consonancia con lo anterior, le quiero contar, por si no sabía, que los estudiantes salieron a marchar, sin tener presente el protocolo anterior. No solo pusieron en peligro su integralidad física, sino que comprometieron, en responsabilidad penal y disciplinar, al señor rector, directores docentes y profesores , quienes son los garantes de la protección e integralidad física de los estudiantes, como estaba establecido en su calendario académico, porque los padres de familia, en ningún momento habían firmado algún permiso para esta marcha pacífica. Y por ende, al presentarse una eventualidad que pusiera en peligro la vida e integralidad física de algún estudiante, es la institución educativa en cabeza del rector y todo su personal de apoyo, los responsables directos, como lo establece la ley colombiana.

En consonancia con lo anterior, le vuelvo a ratificar que la marcha propiciada por los estudiantes del colegio Montessori, los días martes y miércoles de la semana pasada, fueron manifestaciones pacíficas, que no siguieron el debido proceso.

Clarificado el panorama anterior, me pregunto señor presidente de los derechos humanos: ¿Dónde fue mi falta, frente a los derechos humanos? ¿Acaso preocuparme por la seguridad e integralidad física de los estudiantes, es faltar a los derechos fundamentales?

Ahora bien, hay algo de su escrito que me genera inquietud, usted como presidente de la fundación que promueve los derechos humanos, con su escrito no solo realizó un juicio acelerado y sesgado de la realidad propiciada por los estudiantes, sino que sentenció e injurió mi buen nombre, y que yo sepa, el derecho al buen nombre es parte fundamental de la constitución colombiana, articulo 15, y la carta magna de los derechos humanos, que están fundamentados en la dignidad de la persona.

Ahora señor presidente Bravo, me pregunto: ¿Qué tipo de derechos humanos, usted representa?, ¿Acaso solo defiende los derechos de unos y a otros se los niega? Porque, al igual que usted, yo también me encuentro preocupado por la institución que usted “dice representar”. Y así como usted me invita a empoderar de mi secretaría, yo lo invito a: primero, investigar antes de hacer una declaración pública que atente o dañe la honra y el buen nombre de cualquier persona; segundo, a buscar una visión más objetiva de cualquier fenómeno de realidad social; tercero, hacer un poco más prudente y justo con sus juicios; cuarto, a representar con palabras y obras, la institución que representa aquí en la ciudad de Pitalito.

Espero que las anteriores líneas y los diferentes argumentos de ley, hayan sido lo suficientemente sólidos y contundentes, para clarificar su preocupación, sino no fue así, bien pueda pasar por mi despacho, le invito un café y dialogamos el asunto.

Feliz día.

At:

ELÍAS BERMEO ANTURY
Secretario de Educación de la ciudad de Pitalito
Doctor en Filosofía y ciencias del lenguaje (Universidad Autónoma de Madrid)
Master en Bioética (Universidad Católica de Valencia)
Licenciado en Teología (Universidad de San Buenaventura)
Estudios en Filosofía (Universidad de San Buenaventura)