opinión

Una sociedad mojigata, santurrona, solapada, hipócrita y de doble moral

Una sociedad que vive más, del que dirán, por aparentar únicamente

OPINIÓN

Una sociedad mojigata, santurrona, solapada,  hipócrita  y de doble moral

Escrito por: EVER VERU COLLAZOS

Bien lo reza un viejo adagio,  yo el primero, que todos de la boca hacia afuera somos unos, y de la boca para adentro somos otros.

Mientras la gran mayoría de los ciudadanos del mundo nos asombramos y pegamos el grito en el cielo cada vez que acaecen situaciones inusitadas alarmantes e inquietantes, nos  escandalizamos y dejamos asomar frente a los demás, nuestros escrúpulos y rechazo frente a lo sucedido.

Hoy que tan de moda están, las denuncias y aceptaciones del Vaticano, sobre los bochornosos,   corruptos e inaceptables actos de pedofilia cometidos por muchos de sus clérigos en muchas partes del mundo y en diferentes épocas de la historia del catolicismo, me parece oportuno,   escabroso, polémico  y muy delicado también,  tocar las entrañas de la iglesia católica y de la misma sociedad, pero lo hare de manera respetuosa pero muy real, más por la sociedad que por las diferentes religiones a quienes toque.

Siempre queremos aparecer frente a la sociedad enfrascados en el modelo de la hipocresía y del supuesto rechazo frente a lo que es inaceptable para la mayoría, solo por aparentar únicamente.

Surgen demasiados  interrogantes……..

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

¿De qué nos sirve públicamente  mostrar una cara, cuando en el interior llevamos otra de la cual se escandaliza hasta nuestro propio ser interior?

¿De qué nos sirve aparentar lo que no somos ni podemos ser, frente a quien no le interesa nuestro pensamiento ni menos nuestra verdadera condición de vida?

Sin el menor ánimo de herir susceptibilidades, posiciones religiosas, políticas, morales, éticas, espirituales psicológicas y demás, hoy la iglesia católica, por fin empieza a dejar asomar su rechazo frente al comportamiento de sus “pastores”, o mejor representantes de DIOS en la tierra tal como se autonombraron para  engañar y atraer  fieles, devotos  y seguidores cada día mas por toda la geografía terrestre.

Siempre se conoció desde antaño, de todos los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes en contra de muchísimos niños y niñas en diferentes épocas de la historia del catolicismo y en muchos lugares del planeta.  Pero a sabiendas de que siempre existió tal abuso, a sus mismos representantes tanto como a sus fieles les causó asombro, vergüenza  y temor denunciar y enfrentar públicamente dichos comportamientos inaceptables y repudiables desde todo punto de vista.

¿Tanto poder político, económico y religioso, ostento siempre el Vaticano,  como una de las instituciones más poderosas del mundo hasta hoy,  que todos  convivían  y comulgaban con los comportamientos tan aberrantes de muchos de sus representantes, a sabiendas de todos los actos cometidos por aquellos infames?

 Hoy recuerda mi memoria en tiempos de mis primeros años de vida, a un practicante de la iglesia evangélica, que perseguía sexualmente a sus propias hijas y se sabe que hasta abusaba de ellas, so pretexto, de que “la carne es débil hermano”, tal como le manifestaba a sus vecinos una vez que le recriminaban y amenazaban con denunciarlo y demandarlo.

Pues sepamos y dejemos bien claro, que dichos comportamientos tan aberrantes y sin perdón de DIOS tal como dicen las abuelas, no es típico ni exclusivo de los sacerdotes católicos  y así ha sucedido  con muchos dirigentes o representantes de muchas congregaciones religiosas del mundo, solo que esta sociedad mojigata, asolapada,  hipócrita  y de doble moral, nunca ha sido capaz de enfrentar sus temores públicamente para denunciar aquellos abusos tan aberrantes e imperdonables.

Muchos podrían excusarse en aquella parábola bíblica del señor JESUCRSITO, en defensa de María Magdalena  que reza textualmente «Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra» (Juan 8: 7).

¿Se pregunta uno, si es  aceptable y perdonable socialmente,  que hoy la iglesia católica tome la determinación de admitir públicamente, al expulsar y excomulgar a sus representantes que cometieron y continúan cometiendo  tales sacrilegios?

Pues no……………….

No solo esas medidas debe tomar la institución del Vaticano, sino denunciarlos también públicamente frente a las autoridades civiles y penales de los diferentes estados  del mundo en donde se cometieron dichos abusos, para que sean enjuiciados y castigados proporcionalmente por los delitos cometidos.

Aunque en nada reparara ni nada sustituirá ni restituirá la dignidad de aquellos  ingenuos abusados una y otra vez,  por lo menos un castigo severo de las autoridades competentes, de alguna manera alentara moral y psicológicamente a aquellas víctimas inocentes de estos barbaros, que callaron y taparon por muchas épocas por conveniencia los representantes del catolicismo.

¿Porque la iglesia católica ni sus propios fieles demando ni denuncio siglos antes y en todas las épocas,  los comportamientos tan aberrantes y despreciables  de sus sacerdotes a sabiendas de que continuamente cometían tales abusos,  que nunca se atrevían a denunciar  a sus propios verdugos?

¿ Siente la iglesia católica que está perdiendo adeptos por todo el mundo, y en aras de recuperar su confianza y atraer más fieles, al ver que no se puede tapar el sol con las manos, prefiere aceptar hipócrita y estratégicamente de a poco parte de su mayoría de errores y horrores, solo por conveniencia?

Todo tiene una sola explicación o interpretación:         

Vivimos en una  sociedad mojigata, solapada, hipócrita  y de doble moral,  que vive más del que dirán, por aparentar únicamente frente a los demás,  bien sea por temor, por ignorancia, ingenuidad o  conveniencia, que convive y comulga con todo tipo de fechorías,   actos de corrupción y  de barbarie,  execrables e imperdonables . 

Al  parecer   nada cambia,  todo sigue y continua sino igual,  aun peor cada día más.