EDITORIAL

La matraca contra Carlos Ramiro Chavarro

La historia que no perdona, demostraron tardíamente la equivocación del pueblo huilense al dejar de elegir a un ejecutivo de las calidades humanas y capacidad de Carlos Ramiro Chavarro, por creerle a un embustero

EDITORIAL

Todo parecía superado por parte de una clase política farisea que olvida sus errores y solo ve la paja en el ojo ajeno, antes de buscar los enormes troncos en los suyos.

Hace cuatro años el entonces candidato a la gobernación Carlos Julio González Villa, se pavoneo por el departamento diciendo que durante su cuatrienio no habría más represas en el Huila. Oportunamente apareció por las redes sociales un fragmento de un debate en el senado de la república, donde el entonces senador Carlos Ramiro Chavarro, supuestamente apoyaba la construcción de la represa del Quimbo.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

Tamaña canallada la hicieron viral los escuderos del hoy gobernador embaucador, y comenzó un sucio juego mediático para bajar la popularidad de Carlos Ramiro, cuya sencillez, juventud, carisma y a veces ingenua forma de hacer política, no vislumbró el tremendo daño que le harían a su nombre y su imagen. Como no tenía tacha, ni podían derrumbar su popularidad de otra forma, recurrieron a la calumnia y el infundio para confundir al electorado incauto.

Verdad es que ayudó la tardía campaña que hizo como consecuencia de la gazapera que se formó al interior de su partido tratando de no dar el aval, espacio de tiempo que aprovechó el fariseo para impulsar su campaña, acompañada de otras artimañas que terminaron convenciendo al pueblo crédulo, dejando de lado la capacidad de análisis para examinar el programa de Carlos Ramiro Chavarro, que a decir de expertos investigadores de las ciencias políticas era el mejor.

La historia que no perdona, demostraron tardíamente la equivocación del pueblo huilense al dejar de elegir a un ejecutivo de las calidades humanas y capacidad de Carlos Ramiro Chavarro, por creerle a un embustero.

En estas elecciones que se avecinan, los fariseos que ostentan precandidaturas de varios colores, repican como papagayos la matraca del actual gobernador, como si el pueblo huilense no tuviera otros problemas más importante que resolver, y a sabiendas que la construcción de nuevas hidroeléctricas en todo el país se congelará por muchos años debido a las luchas sociales en contra de esos monumentos a la desgracia. Pero ante todo por el fracaso de Hidroituango, que terminó desprestigiando esa clase de obras de ingeniería civil.

No se necesita ser magos para saber que tardará por lo menos diez años para que el fantasma de las represas regrese al país y a nuestro departamento. No será entonces utilizando el disco rayado que usó el anterior ganador con el que desprestigiaran a quien se ha ganado la simpatía, el aprecio, la confianza y el afecto de la mayoría de los huilenses como es Carlos Ramiro Chavarro.

Tenemos la convicción que en esta oportunidad no les funcionará la matraca, rascada por aquellos que en su momento fueron asesores de Emgesa como el señor Jorge Fernando Perdomo Polanía, o de quien como Luis Enrique Dussán nunca se le vio al frente de los campesinos que vanamente trataron de impedir la construcción del Quimbo. ¡No fariseos! Dejen esa matraca que ya está desgastada.