INFORME ESPECIAL

Fracasó el golpe del 23F en Venezuela

Tras fracasar en el ingreso ilegal de "ayuda humanitaria", el opositor Juan Guidó, funcionarios de EE.UU. y aliados de la región amenazan con escalar las acciones contra Venezuela.

INFORME ESPECIAL

La operación intervencionista orquestada por los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos (EE.UU.) y dirigentes opositores venezolanos de este 23 de febrero ya fracasó. El plan contó con varios falsos positivos para culpar al Estado venezolano de “represión” y provocación, pero estos fueron desmontados y expuestos al mundo. 

Sin embargo, los falsos positivos en la frontera podrían ser el pretexto para dar justificar la meta que persigue la derecha venezolana e internacional: la agresión militar directa.

El presidente colombiano Iván Duque anunció este sábado el regreso de los camiones con la supuesta “ayuda humanitaria” hacia Venezuela, tras intentar ingresarla a ese país de forma ilegal a través de las fronteras con Colombia y Brasil.

Reportan otro falso positivo en la frontera colombo-venezolana. Fueron incendiados camiones de la “ayuda humanitaria” de la Usaid en el puente Francisco de Paula Santander del lado colombiano y culpan a la FANB, pese a que no hay funcionarios de ese lado.

Duque ofreció las declaraciones la noche de este 23 de febrero, junto con el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y el opositor venezolano Juan Guaidó, quien comete el delito de usurpar el Poder Ejecutivo venezolano tras autoproclamarse “presidente interino”, sin el voto popular.

Todos enfatizaron los señalamientos contra el Gobierno de Venezuela por los camiones incendiados con alimentos y medicinas, un falso positivo, puesto que los responsables de la quema fueron los grupos violentos en la frontera. Pero lo importante es repetir la mentira para que este hecho se use como como el pretexto perfecto para la intervención militar.

¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:

En cuanto a Almagro, su papel en la rueda de prensa fue dar el balance falso que confirme el guion de la dictadura en Venezuela y la “necesidad” de intervención. Según él, hubo 285 heridos (255 venezolanos y 35 colombianos). El Gobierno venezolano informó de 42 heridos, entre ellos siete efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Se orquesta la intervención militar

Juan Guiadó anunció que este lunes se reunirá con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y participará en la reunión del Grupo de Lima para discutir “acciones diplomáticas y otras medidas” contra Venezuela.

EE.UU. amenaza de nuevo

Paralelo a los acontecimientos violentos en la frontera colombo-venezolana, el consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, promovió la deserción de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y los instó a incorporarse a las maniobras intervencionistas.

“A los militares venezolanos se les otorga amnistía por el presidente interino Juan Guaidó. Ahora pueden estar orgullosos de trabajar en nombre de una Venezuela democrática, para la protección y las prosperidad de todos los venezolanos”, escribió en Twitter.

Asimismo, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, indicó en Twitter que “tomará medidas contra aquellos que se oponen a la restauración pacífica de la democracia en #Venezuela”. El político aseguró que “ahora es el momento de actuar” y condenó los ataques en la frontera “perpetrados por los matones de Maduro”. Se refería a los falsos positivos ya desmontados por periodistas en el área.

Mientras que el presidente de EE.UU., Donald Trump, se limitó a publicar en su Twitter: “¡Dios bendiga al pueblo de Venezuela!”. El inicio de la frase (Dios bendiga) es el mensaje que suele enviar el Gobierno norteamericano antes de una invasión.

Finalmente, el senador estadounidense, Marco Rubio, pretendió dijo en la red social que “los Estados Unidos ayudarán a Colombia a enfrentar cualquier agresión contra ellos”, tras imponer otro falso positivo de supuesta agresión armada desde Venezuela hacia territorio colombiano.

Falsos positivos en la frontera

La frontera de Venezuela con Colombia y Brasil fue escenario de una operación de bandera falsa para  justificar una “intervención militar extranjera” en el país. 

1. En el Puente Internacional Simón Bolívar, varios militares tomaron dos vehículos blindados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y embistieron contra el cerco de seguridad fronterizo. Tras el atentado corrieron hacia el lado colombiano de la frontera, donde fueron recibidos por políticos opositores venezolanos. El ataque dejó dos heridos.

2. Opositores venezolanos incendiaron camiones con el cargamento de “ayuda humanitaria” en el Puente Internacional Francisco de Paula Santander. Nuevamente se intentó culpar a la GNB, pero imágenes tomadas por testigos desmontaron el falso positivo.

3. Por Paracaima, al norte de Brasil, intentaron acceder camiones hacia Santa Elena de Uairén, en el estado venezolano de Bolívar. Dirigentes opositores venezolanos y los presidentes de Colombia y Chile difundieron la noticia del supuesto ingreso exitoso de la “ayuda humanitaria”. Esto fue desmentido por periodistas en la zona.

4. El diputado opositor venezolano Freddy Guevara, anunció que un barco con “ayuda humanitaria” partió desde Puerto Rico y tenía previsto llegar a Puerto Cabello,  estado de Carabobo, al centro norte de Venezuela. Más tarde, el gobernador de Puerto Rico informó que dio instrucciones para que el supuesto barco abandonara el área. Nuevamente, el ingreso ilegal fracasó.

Violencia en la frontera

El protector del estado Táchira (fronterizo con Colombia), Freddy Bernal, informó que la violencia opositora en la frontera dejó 42 heridos. De la cifra total, detalló “dos de bala por criminales colombianos, tres incendiados vivos y el resto con objetos contundentes”.

Este sábado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la ruptura de las relaciones políticas y diplomáticas con Colombia y dio 24 horas al personal diplomático colombiano para abandonar el país. La medida la dio a conocer durante una movilización de las fuerzas revolucionarias hacia el Palacio de Miraflores, en la capital venezolana, en defensa de la paz.

Información tomada de TELESUR de Venezuela